Tu Promesa

Día 1 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Tengo tu promesa


(Harold Guerra)


Seguramente más de una vez, has escuchado la letra de una canción y te has sentido sumamente identificado con las palabras y el mensaje. Tienes la sensación de que fue escrita para ti. Cada uno de nosotros, a lo largo de nuestras vidas, somos acompañados por historias que se esconden detrás de las canciones que escuchamos.


Hoy quiero contarte él detrás de escena de la letra de una canción que sacude cada fibra de mi ser.  Quizás te parezca exagerado, pero la verdad es que todavía hoy, puedo viajar a ese momento en que me sentí insuficiente. Sentado detrás del telón de la plataforma sobre la cual minutos más tarde tenía que pasar a predicar, en lugar de revisar las notas del mensaje, me encontré enviando mensajes de texto a mi esposa, Elena, paralizado por el temor. 


Quiero compartírtelos, porque estoy seguro de que alguna vez te sentiste así. «Yo no sirvo para esto, no soy la persona adecuada, no sé que estoy haciendo aquí». La verdad es que yo no sabía qué me estaba pasando, porque nunca en mi vida había enfrentado algo semejante. Jamás tuve pánico de pararme frente a la gente, quienes me conocen saben que esto no forma parte de mi personalidad. Sin embargo, allí me encontré más de una vez golpeado por olas de insuficiencia.


Pero Dios siempre tiene un modo para rescatarnos del temor y la ansiedad. Elena me escribió un mensaje de texto del cual me aferré como si fuera un salvavidas: «Harold, tú tienes una promesa de Dios». En ese momento, las promesas de Dios sobre mi vida fueron un refugio que me llenaron de confianza y esperanza. 


¿Alguna vez te sentiste insuficiente a pesar de saber que estabas haciendo exactamente lo que Dios te había llamado a hacer? ¿Cuáles son las promesas que Dios te ha dado de las cuales necesitas aferrarte para sobreponerte al temor de sentirte insuficiente?


Hoy, te invito a que exploremos juntos la promesa que Dios le hizo a Abraham y que pienses en los motivos por los que puedes estar totalmente seguro de que Dios cumplirá sus promesas en ti. Tu confianza crecerá y llenará tu mente y corazón con una esperanza renovada.