Tu Promesa

Día 4 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocional

El impacto de una palabra de vida


(Elena Witt-Guerra)


Mientras mi esposo pasaba momentos difíciles donde tuvo que recordar la promesa que Dios le había dado, yo fui retada por el Espíritu Santo a ser su apoyo. La Biblia dice: «Así que aliéntense y edifíquense unos a otros» (1 Tesalonicenses‬ 5:11‬ NTV).‬ ‬


Comprendí que, así como yo había recibido el apoyo de mi esposo en mis momentos difíciles, en ese tiempo me tocaba a mí, ser de apoyo y caminar con él hacia el destino que Dios había preparado. ‬‬‬‬‬‬‬‬


Para hacerlo, primero tuve que aprender a escuchar con paciencia. Cada vez que Harold me hablaba acerca de la batalla que estaba viviendo en su mente, yo hacía el esfuerzo de entender lo que él estaba viviendo. Luego le pedía a Dios que me diera las palabras correctas para animarlo a recordar todo lo que el Señor le había prometido. No trataba de minimizar la ansiedad que mi esposo sentía, porque ese no era mi trabajo. Tampoco le decía qué debía o no debía hacer, sino que usaba la palabra de Dios para darle esperanza.


Soltar palabras de vida sobre alguien, no surge de una posición de elevada sabiduría, sino de amar a alguien tal como Dios le ama. Esa palabra de edificación nace de un corazón lleno de amor y se convierte en el arco iris que le recuerda la promesa de Dios que está esperando ver. Será animado a confiar y descansar en el Señor hasta que llegue el día del cumplimiento.


Dios tiene un destino para cada uno de nosotros, y a su vez, nuestros destinos están entretejidos con el destino de quienes Dios ha puesto en nuestras vidas. ¡Cuántos destinos fueron cambiados al escuchar las palabras que Dios puso en el corazón de Harold! 


Piensa en el impacto que tus palabras pueden tener en aquellos que Dios ha puesto a tu lado. Tu familia, tus amigos, colegas de trabajo. ¿Cuántas personas están esperando esa palabra de vida que puede cambiar el destino de miles de personas a nuestro alrededor? Ayúdales a mantenerse firmes sin titubear en las promesas de esperanza que Dios les ha dado. Piensa en cómo puedes motivarlos para que esas promesas se activen en ellos y caminen en el destino que Dios ha preparado de antemano. 


Te animamos a que escuches nuestra canción, «Tu promesa». Sabemos que Dios hablará a tu corazón y llenará tu vida de esperanza para que puedas mantenerte firme en sus promesas. Visita: Mira el video