Grandes Héroes De La Fe - El Profeta Elías

Devocionales

El secreto detrás de un gran valiente


La historia de Elías y el rey Acab cautiva cada día más mi corazón. El "Tan cierto como que vive el Señor, Dios de Israel, a quien yo sirvo, te juro que no habrá rocío ni lluvia en los próximos años, hasta que yo lo ordene" (1 Reyes 17:1 NVI)es una tremenda afirmación que demuestra la fe y dependencia que Elías tenía en Dios. Esta afirmación marca el fin de los días de abuso de poder y corrupción del rey Acab. Este es el primer secreto que nos revela el Profeta Elías para desarrollar una gran valentía. Tú serás tan valiente y fuerte en Dios a través de la oración (Stg. 5:17). Los comentaristas bíblicos creen que como mínimo, Elías oró seis meses antes de presentarse ante el rey Acab.


¿Qué harías tú si el presidente de tu país te diera las llaves de tu ciudad? A Elías Dios le dio las llaves del cielo. Dios usa a quien Él quiera, cuando Él quiera y de la forma en que Él quiera. Sin importar raza, grado de educación, ascendencia, clase social, sea casado, soltero, viudo o divorciado.


El segundo secreto para desarrollar una gran valentía es el siguiente: al igual que Elías, estamos llamados a conocer a Dios de forma personal y a desarrollar una relación de intimidad con Él. En los tiempos de Elías, el pueblo de Israel dejó de buscar a Dios y fueron seducidos (debido un mal liderazgo) a creer que Dios había muerto y empezaron a adorar a dioses falsos. Nuestra responsabilidad personal de buscar a Dios siempre debe estar por encima de cualquier mover colectivo; he aquí la importancia de apartar un tiempo devocional para conocer el carácter de Dios a través de Su palabra.


En mis años de vida, Dios me ha permitido conocer algunas personas importantes e influyentes en el ámbito espiritual, económico y social.  No puedo negar que estar cerca de alguien de un nivel así, genera respeto y admiración. Elías era consciente de que por más que estuviera frente a un tirano monarca, era ante el Gran Rey del Universo que estaba compareciendo, por encima de Acab. Dios, el gran Soberano estaba a favor suyo y defendería su causa (Hch. 17:28).


Al igual que con Elías, para ti y para mí, el Señor debe ser una realidad. Él es inmanente y trascendente a su creación lo cual indica que nada, ni nadie está fuera de su alcance y poder, por tanto, debemos desarrollar conciencia de que vivimos y nos movemos en Él. Por tanto, siempre estamos en Su presencia.