Espíritu Santo

Devocionales

Convencerá de Juicio: ¿Dios juzga?



En el Huerto de Edén, después de que Adán y Eva pecaron, el Señor vino y confrontó a los tres – Adán, Eva y la serpiente en cuanto a su pecado. El Señor profetizó la destrucción del diablo y su reino con estas palabras, “Y pondré enemistad entre tú y la mujer, entre tu simiente y la simiente suya; éste te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Génesis 3:15 RVR60) ¿Qué quiso decir con esto? Que un día habría una confrontación decisiva entre el enemigo y Dios. Los resultados serán conclusivos. La simiente de la mujer sería herida, el otro destruido. ¿Cuándo ocurrió esto? En la cruz. En la cruz vino la confrontación definitiva. 


Aunque el Hijo de Dios fue herido, Él resucitó. Satanás y su reino fueron destruidos aquel día. ¿Qué quiere decir con todo esto? Yo sé que el diablo todavía existe y que estamos hasta el día de hoy en una milicia con él. Sin embargo, él ya ha sido derrotado. La caída final de su Reino sólo es cuestión de tiempo.





Oración:



Padre, gracias por triunfar sobre el diablo en la cruz, gracias por juzgar el pecado en el Calvario y por conseguir para nosotros perdón y vida eterna, permite que el Espíritu Santo traiga sobre mi vida la profunda convicción de que mis pecados han sido perdonados y que delante de ti he sido justificado. Dame también la seguridad que un día ejecutarás toda justicia sobre la tierra. En Cristo Jesús, Amén.