Espíritu Santo

Devocionales

Fiel a las Escrituras


La meta de Jesús no era hablar lo suyo propio, sino fielmente repetir lo que Dios el Padre le había dicho. Luego hace un contraste entre aquellos que buscan su propia gloria y los que buscan la gloria de Dios. Las personas que buscan su propia gloria hablan por sí mismos. Los que buscan la gloria de Dios hablan lo que Dios ha dicho. Ni más ni menos. Ser leal a Dios significaba decir solo lo que Dios había dicho. Quien hacía esto era leal y buscaba traer la gloria a Dios. Por lo contrario, aquel que hablaba lo suyo, de sus propias ideas y filosofías, no era leal, sino que buscaba gloriarse a sí mismo. Como siervos de Dios hoy en día, ¿Cuál debe ser nuestra meta? ¿Ser innovadores hablando de nuestros propios corazones? ¿O ser ecos, hablando del corazón de Dios tal y como ha sido revelado en las Escrituras? Si hablamos Sus palabras, somos leales a Él y estamos buscando Su gloria. Si hablamos nuestras palabras, no somos leales a Él, y estamos buscando nuestra propia gloria.





Oración:


Padre, gracias por tu palabra y porque tenemos en el Espíritu Santo un guía fiel que nos mostrará toda verdad. Gracias por hablarnos a través de la Biblia. Te ruego que tu Espíritu Santo me de mayor sensibilidad a su voz y un oído a sus palabras, en el nombre de tu hijo Jesús, Amén.