Espíritu Santo

Devocionales

¿Qué significa convencer de justicia?



Recordarán que cuando Jesús fue presentado ante el concilio de los judíos, el sumo sacerdote, en contra de la ley judía, le preguntó directamente a Jesús, “¿Eres tu el Cristo, el Hijo del Bendito?” (Marcos 14:61-64) En realidad eran dos preguntas en una. La primera se relacionaba a si Él era o no el Cristo, el Mesías de Israel. La segunda era aún más profunda. “¿Eres el Hijo del Bendito?” En realidad la pregunta era ésta, ¿Eres o no eres el hijo de Dios? La respuesta de Jesús fue bastante clara; contestó, “Yo soy”. Aunque solo dijo “Yo soy” una vez, esta respuesta afirmativa era una respuesta para ambas preguntas.



Junto con esto citó dos textos del Antiguo Testamento que se referían al Mesías pero con connotaciones divinas. Primero aplicó el Salmo 110 a sí mismo cuando dijo, “y vereis al hijo del hombre sentado a la diestra del poder de Dios…” Esto habla de la exaltación de Jesús a la diestra del Padre. Despues de esto aplicó otro texto a sí mismo al decir “y viniendo en las nubes del cielo” (Daniel 7:13-14). Jesús aplicaba este texto a sí mismo con referencia a Su regreso en gloria. Sería exaltado a la diestra del Padre y luego regresaría con poder y gloria.





Oración:


Padre, abre mis ojos por medio de tu Espíritu Santo para poder contemplar a Jesús como la justicia de Dios, no solamente como el hombre justo que fue pero también como el Hijo de Dios, el único que puede justificarme delante de Dios. En Cristo Jesús, Amén.