De la ansiedad a la paz

Día 1 de 6 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Este Plan bíblico fue escrito por Brian Russell, Director Ejecutivo de YouVersion.



Si luchas contra la preocupación o si el estrés te tiene cautivo, estás caminando por un sendero conocido. De vez en cuando, esto vuelve a emerger y me atrae con su oscuro corredor. Ahora hago sólidas prácticas diarias que me ayudan a no rendirme ante la ansiedad.



La primera vez que luché contra una profunda ansiedad fue durante una etapa desafiante cuando viví en un país extranjero años atrás. Estaba intentando aprender un idioma nuevo, iniciar una empresa, ser la luz de Cristo donde no había ninguna iglesia y criar a dos gemelos de un año junto a mi esposa. Sentía que lentamente estaba descendiendo a un valle oscuro.



A medida que pasaban los meses, sufrí de dolores en el pecho, de cabeza y otras enfermedades que canalizaban mi miedo y preocupación. Nunca antes había experimentado algo así y jamás había luchado verdaderamente contra la preocupación. Para ser honesto, me enorgullecía por ser valiente y temerario. Pero pronto comencé a habitar en "lo peor que podría pasar". Estaba convencido de que había algo seriamente mal conmigo o de que algo horrible le pasaría a mi familia.



La gente preguntará si mi ansiedad era circunstancial, psicológica o espiritual. Ya contemplé estas cosas y estoy convencido de que la respuesta es "sí". Creo que muchas veces existen varios factores que contribuyen a nuestra ansiedad. El estrés suele hacer que incluso las personas con un alto de grado de tolerancia hiervan y se vuelvan susceptibles a su fuerza. Además, al igual que con otras limitaciones o enfermedades físicas, los químicos de nuestros cuerpos a veces sufren desequilibrios. Aparte de eso, nuestros enemigos espirituales parecen ser muy oportunistas cuando se trata de ataques y eligen golpearnos en las áreas más débiles, en los momentos más bajos de nuestras vidas.



En este Plan bíblico no intentaré abordar todas las causas de la ansiedad o todas las soluciones para esta lucha tan común. No pretendo brindar una fórmula efectiva cuya aplicación garantice una vida sin preocupaciones. Pero sí creo que los principios contenidos en este Plan ofrecen un camino a la victoria en la medida en que sean adoptados y practicados. Aún actualmente me ayudan a mí, ya que que todavía me tienta ceder ante las resbalosa cuesta del miedo y la ansiedad. Oro para que te ayuden también.