La comunión.

Día 4 de 7 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

 Ejemplo máximo de unidad.


 Si vemos la oración que Jesucristo hace por sus discípulos en Juan 17:21-23 podemos notar como pide por nosotros con vehemencia al Padre, pide intensamente que podamos soportar los ataques y engaños del enemigo y que vivamos en unidad como Él la vive con el Padre, este punto es maravilloso porque ambos son uno y desean lo mismo para nosotros: bienestar.   

 Dios Padre nos demuestra a través de su Hijo que es posible vivir en unidad, a través de Jesucristo derrama de su gracia, misericordia y amor hacia el ser humano, nos perdona y libra de todo pecado. Su gracia trae consigo libertad de pecado y de la muerte; ya no hay condenación para nosotros porque por medio de Cristo hemos sido perdonados de nuestras transgresiones y hoy vivimos en plena certeza de ser hijos de Dios.

 Toma tiempo el día de hoy y medita si estás permitiendo que el Espíritu Santo opere en tu vida y así puedas vivir en unidad con tus hermanos y hermanas, un buen parámetro es meditar que tanto te preocupas de ellos y que tan dispuesto estás a ser instrumento de bendición, consuelo y ayuda a ellos, oremos al Padre y pidamos que nos haga un corazón conforme al de Jesucristo y seamos receptivos a las necesidades de los demás y no solo nos preocupemos por nosotros mismos:

 Amado Padre, gracias porque por medio de Jesucristo nos muestra el mejor camino, gracias porque nos ejemplificas a través de esa relación maravillosa con tu Hijo lo que deseas de nosotros; ayúdanos, en el nombre de Jesús, para que seamos ejemplo a los demás de unidad, amor y comprensión; que nos amemos los unos a los otros y que brillemos en medio de este mundo egoísta teniendo cuidado los unos de los otros, amén.