Persiguiendo zanahorias

Devocionales

Tras los Logros



Cuando se trata de reyes bíblicos, ninguno logró tanto como Salomón. Israel floreció bajo su reino. El supervisó la construcción del templo de Dios. Se construyó su palacio real. Los gobernantes viajaban grandes distancias para constatar sus riquezas, trayendo regalos de oro y joyas. El podía responder cualquier pregunta que se le hiciera. TPodía elegir sus mujeres. El había sido bendecido con toda que se pueda anhelar en la vida.



Si hay alguien que pudo estar satisfecho con lo que había logrado en la vida, ese debía ser Salomón. Pero en el libro de Eclesiastés, Salomón pintó un cuadro diferente, el dice: “Aborrecí también el haberme afanado tanto en esta vida...” él explica, “pues el fruto de tanto afán tendría que dejárselo a mi sucesor.”



Salomón descubrió algo. No llevaremos nada a la próxima vida. Nuestros ascensos, casas, reconocimientos, carros y vacaciones se quedan atrás. 



¿Te preguntas qué es lo que realmente importa en la vida? 



Salomón encontró la respuesta a esa pregunta. Al final de Eclesiastés, él lo resume todo: "Teme, pues, a Dios y cumple sus mandamientos, porque esto es todo para el hombre."



A primera vista, esto no es lo más inspirador del mundo, pero dale otro vistazo. Salomón dice que esto es lo que debemos buscar en la vida: temer a Dios—que significa amarlo, respetarlo, y hacer lo que Él pide.



Estamos acostumbrados a que el mundo diga: "¡Corre! No te detengas. ¿Ves estas cosas costosas? ¿Ves estos reconocimientos? Miles de otras personas las buscan, pero no dejes que eso te detenga. Pelea por ellas. ¡Ve! ¿Qué más estás haciendo en tu vida? La vida es una competencia y solamente los mejores pueden alcanzar el éxito."



Pero la Palabra de Dios dice: "Ama a Dios. Haz el bien." 



Piensa en lo accesible que esto es para todos. No importa si eres soltero o casado. Rico o pobre. Joven o viejo. Saludable o enfermo. Ama a Dios y haz el bien.



Considera: ¿Qué cambiaría hoy si tu única meta en cada situación fuera amar a Dios y hacer el bien?