Persiguiendo zanahorias

Devocionales

Tras la Fama



La palabra griega para fama—phēmē, pronunciada fā'-mā—se usa solo dos veces en el Nuevo Testamento. Con frecuencia se define como discurso, reporte o noticias. Es así como phēmē se usa en Lucas 4:14 NVI



Jesús regresó a Galilea con el poder del Espíritu, y se extendiósu fama por toda aquella región.



¿De donde regresaba Jesús que hizo que su fama se expandiera en esa región? Veamos el contexto. En Lucas 1 oímos acerca de la venida y nacimiento de Jesús. En Lucas 2, Jesús nace y crece como un niño. En Lucas 3, Él es bautizado. Finalmente, en los primeros versículos de Lucas 4, Jesús está ayunando y es tentado en el desierto por Satanás. Esto nos trae de vuelta a Lucas 4:14. 



Luego Jesús regresó a Galilea, lleno del poder del Espíritu Santo. Las noticias acerca de él corrieron rápidamente por toda la región. Lucas 4:14 NTV 



En la lectura de hoy, tendremos la historia de la prueba de Jesús en el desierto donde estuvo ayunando por 40 días, y a la mitad de ese tiempo, Satanás mismo tienta a Jesús con la comida (Lucas 4:3-4), con la fama (Lucas 4:5-8), y en la fe (Lucas 4:9-12). En cada situación, Jesús rechazó la tentación y respondió con la Palabra de Dios.



La fama que vemos en Lucas 4:14 no siempre es el tipo de fama que buscamos, ¿o sí? Tendemos a buscar el tipo de fama que Satanás le ofreció a Jesús en el desierto. Provisión sin satisfacción (Lucas 4:3-4), esplendor sin sacrificio (Lucas 4:5-8), y salvación sin entrega (Lucas 4:9-12).



Piensa en reconocimiento en el trabajo, likes en las redes sociales y adulación de otros. Se siente bien por un momento, pero luego anhelas más. Si somos honestos, todos hemos experimentado momentos en los que hemos deseasdo ser reconocidos o famosos por algo. De manera similar, Satanás nos ofrece dinero, influencia y poder. Jesús fue tentado como nosotros, pero no mordió el anzuelo. 



También leeremos acerca de la última tentación a Jesús –pedirle que se lanzara desde la parte más alta del templo para que Dios mandara a rescatarlo. ¿Alguna vez has tratado de hacer una oración que obligue a Dios a hacer las cosas a tu manera, y momento? No es muy honroso para Dios, por eso Jesús responde diciendo que no debemos probar a Dios. 



Existe una reconstrucción del lenguaje llamado PIE–Proto-Indo-Europeo– el lenguaje antecesor no-escrito del Griego. La palabra-raíz que se convirtió en phēmē, es -bha, que significa "brillar" o "hablar". Así que volvamos a nuestras raíces. Nosotros no fuimos creados para ser la Luz–Jesús es la luz– pero somos llamados a brillar Su luz. No somos la Palabra–el Evangelio de Juan dice que ése es Jesús– pero sí somos llamados a hablar al mundo Su Palabra.



Ir tras la fama es ir tras algo que le pertenece a Él en lugar de ir a buscarlo a Él. Ésa es la tentación más antigua. No caigas en ella. La próxima vez que te enfrentes con la tentación de la fama, haz lo que Jesús hizo. Brilla la luz de Dios al hablar Sus palabras. Y cuando lo hagas, ocurre.Lucas 4:14. Su fama se esparce por todos lados.



Oración: Dios déjame ver, cómo por estar tratando de agradar, evito que Tu luz brille. Quiero ir tras de Ti con todo mi ser. Amén.