Persiguiendo zanahorias

Devocionales

Tras la Perfección



"Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto." Mateo 5:48



No es gran cosa, ¿cierto? Solamente tienes que ser perfecto—como el santo y justo Dios de todo el universo es perfecto.



No es gran cosa, ¿cierto?



Si, eso no es mucho.



Si tuvieras que convertirte en una persona perfecta, ¿por dónde empezarías? Dios es perfecto porque no existe en Él pecado ni mal alguno. No estamos hablando de la idea de perfección del mundo aquí—la ropa perfecta, casa perfecta, cónyuge perfecto. Estamos hablando acerca de algo mucho más grande que eso. Necesitarías ser sin pecado. No mentir, no maldecir, no perder el control con los hijos, ni tampoco pedir "prestada" la contraseña de Netflix de tu amigo.



Vamos a imaginar que dices: "Seguro. Yo puedo hacer eso." Y lo haces. Enderezas las cosas. Respetas el límite de velocidad. Le das a los pobres. Pagas tu propio Netflix. Y haces esto varios días, meses y años.



Pero aún así no serías perfecto.



Sabes, está el pequeño problema de los pecados que ya has cometido. Como dice Santiago 2:10—porque el que cuumple toda la ley pero falla en un solo punto ya es culpable de haberla quebrantado toda.



Así que, ¿qué haces en este caso?



En Mateo 19, un joven rico se encuentra tratando de ser mejor. Le preguntó a Jesús qué debía hacer para tener vida eterna. Jesús le dijo que obedeciera los mandamientos más importantes. El joven rico dijo que había guardado cada uno de esos mandamientos. Luego, Jesús le respondió: "Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme." Cuando el joven oyó esto, se fue triste, porque tenía muchas riquezas.



Jesús no le estaba diciendo al joven que ser perfecto era un plan de dos pasos. Primero, obedece los mandamientos, y segundo, sé generoso con todas tus cosas. Jesús estaba diciendo que que el camino a la perfección empieza desechando todo lo que le impide una persona seguirlo a Él.



Pero, ¿perfecto? ¿Cómo puede alguien ser perfecto. No se trata del tipo de perfección del mundo. Es algo mejor. Cuando decides seguir a Cristo, Él cubre tus pecados e imperfecciones con Su muerte en la cruz. Y a los ojos de Dios, te conviertes en alguien tan perfecto como Cristo mismo.



Oración: Dios, gracias por el sacrificio perfecto de Tu Hijo. Ayúdame a abandonar todo lo que me impide seguir a Cristo. En el nombre de Jesús. Amén.