La dimensión de la generosidad

Dia 6 de 6 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Si amas el dinero, eres avaro


Cuando tengo la perspectiva correcta, Dios desea que sea rico para que sea canal de bendición a misioneros, ministros, hermanos, para que sea canal para proveer a otros, una fuente para manifestar las riquezas de Dios, que ha depositado en tu vida. Pablo enseña que Dios sí desea enriquecernos, no para hacer lo que queramos; sino para ser generosos. Van a glorificar a Dios por causa de tu acción generosa. Las acciones de gracias, llegan a quien produjo en nosotros estos principios. ¡Urgen hijos entendidos, que deseen manifestar esta gracia en la generosidad!


El evangelio según Mateo, habla que hay mucho engaño en las riquezas. La riqueza, engaña a mucha gente, porque la gente pone su atención en ella, no en las personas. Cuando reaccionan, se dan cuenta, que la riqueza no llena el corazón, no llena el espíritu ni las expectativas del hombre. La riqueza, es el dios más pobre que existe. Cuando las obtiene se da cuenta que está vacío. Cuando Dios es el centro de la vida y usamos la riqueza en el sentido correcto, podemos disfrutarla adecuadamente, manifestando la vida de Dios, para que Dios sea glorificado.


El amor al dinero se llama «avaricia». La avaricia se encuentra en tu vida, cuando tu corazón pone en primer lugar las riquezas. El que tiene avaricia, no tiene capacidad de dar. El antídoto a la avaricia, es comenzar a dar. Dar, es contrario al amor al dinero. Podemos saber dónde está tu corazón, verificando en lo que inviertes tu dinero, pues revela donde está tu interés. La gente invierte en lo que ama. Si amas la música, inviertes en buenos instrumentos. Y está bien, eso dijo Jesús, donde invertimos nuestro dinero revela dónde esta nuestro corazón. 


Por eso debemos invertir en el reino de Dios. Cuando nuestro corazón es recto, Dios tiene el primer lugar en nuestras vidas. Aprendamos estas leyes, el más beneficiado en que aprendas a ofrendar, honrar, dar en el reino, eres tú. Así vas a tener en la vida económica un balance. Dejas de pensar como pobre y entiendes que Él te ha dado el poder de hacer riquezas. 


Padre sé que estás alumbrando los ojos del entendimiento a mi hermano que realizó este devocional, para que hoy entienda tu Palabra y este principio universal, para que sean enriquecidos en todo. 


Si deseas profundizar este tema, te invitamos a ver el sermón completo en este enlace de Vimeo https://vimeo.com/253993138 o en YouTube https://www.youtube.com/watch?v=hrv6IbOYl0Q