Gozo En todo Tiempo

Devocional
"También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar." -Lucas 18:1



Deseo ser una guerrera de la oración. Quiero vivir en ese lugar de influencia de una comunicación donde dejo mí corazón y la dulce comunión con Dios.



La oración es la fuerza que hace al infierno temblar de miedo y causa que el cielo se ponga de pie con aplausos de gozo.



Nada que sea eternal es acompañado en la tierra sin el poder y el enfoque de un santo que está dedicado a la disciplina de la oración.



La oración es el vehículo por el cual el trabajo más grande en mí vida será hecho.



"Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá." (Marcos 11:24)



Anhelo que mis oraciones muevan montañas, calmen tormentas y sanen personas enfermas. Anhelo eso cada día.



Y aún así...cada día...todo lo que veo es una cadena de montañas tras otra. Y sobre todas mis montañas, siempre parece haber al menos una fiera y desafiante tormenta formándose.



" Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús." (Filipenses 4:6-7)



Debo decirte...me niego a renunciar...Me niego a estar paralizado o lisiado por lo que mis ojos ven. Oraré cuando otros se rindan. Oraré a pesar de un cielo quieto.



Oraré cuando las tormentas se burlen y cuando las montañas se rían.



"Orad sin cesar." (1 Tesalonicenses 5:17)



Me niego rotundamente a creer que la oración es una pérdida de tiempo. Estableceré mí resolución y oraré cuando nada cambie.



Oraré en la oscuridad de la noche cuando las grandes montañas minimicen mí valor.



Oraré cuando el rugido de las tormentas de la vida amenacen con acallar el volumen de mí oración solitaria y desesperada.



Oraré en la cara de la enfermedad y del dolor. Rogaré la presencia dulce de Dios para sanar y restaurar.



¡Oraré!



Pensamiento Feliz Para Reflexionar: ¿Cuál es la mejor respuesta que has recibido?