Gozo En todo Tiempo

Devocional
¿Ha habido un momento cuando te has preguntado, " ¿Qué debo hacer con el resto de mí vida?"?



¿Te has preguntado alguna vez, "¿Qué haré con el tiempo que me resta en la tierra?"?



La vida nunca fue diseñada para ser vivida interiormente.



La vida fue intrínsecamente diseñada para ser vivida...¡plena y abundantemente!



La vida siempre fue diseñada para ser llena de significado eterno.



La vida, cuando se vive apropiadamente y en su plenitud, fue diseñada para dar.



Y por eso, tome algunas determinaciones importantes.



Así es como viviré con gozo:



Sonreiré a los niños y besaré las caras irresistibles de los bebés.



Escucharé la sabiduría de aquellos que son mayores que yo y honraré su perspectiva nacida en la experiencia.



Reiré cada día... abrazaré a mí esposo... y llamaré a mí mamá.



Me mantendré en contacto con mis amigos... haré nuevos... y trataré de enviar mensajes de agradecimiento.



Celebraré la Navidad con reverencia y entusiasmo.



Adoptaré la Acción de Gracias como una forma de vida y no sólo una simple celebración.



Sacaré el gozo de cada día ordinario.



Y, he determinado que viviré mi vida con honor inmaculado y moral intransigente. Esto es lo que determiné:



Perdonaré rápidamente y desecharé el enojo antes de que se ponga el sol.



Traeré paz a mis relaciones y situaciones confusas.



Elegiré dar más de lo que reciba y construir una vida basada en la generosidad, no en el materialismo.



Me abstendré del chisme y de participar en conversaciones negativas.



Pero la mayor determinación de mí vida ha sido siempre, y siempre será, dar mí vida por el Evangelio.



Viviré para hacer el infierno más pequeño y el cielo más grande.



Pasaré tiempo con la Palabra de Dios y le pediré a Dios conocimiento revelador.



Dedicaré mí vida a la oración.



Permitiré que Dios use mí vida como un receptáculo de Su gloria y Su bondad.



Adoraré cuando el mundo esté cayéndose a mí alrededor.



Pensamiento Feliz Para Reflexionar: Escribe una nota de agradecimiento a quien te haya traído gozo a tu vida.