Gozo En todo Tiempo

Devocional
El desánimo es ese presentimiento de estar enfermo por lo que pudo haber ocurrido...lo que debió haber ocurrido.



"Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado." (Romanos 5:3-5)



La esperanza no decepciona.



Alguno de los momentos más santos de la vida son experimentados durante tiempos de no deseado y no merecido desánimo.



Cuando sientes que tu vida está hecha pedazos...Él te encuentra allí.



Cuando crees equivocadamente que has sido derrotado demasiadas veces...Él está ahí. Está perpetuamente para animarte.



"Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados" (Romanos 8:28)



Creo que Romanos 8:28 significa exactamente lo que dice que significa.



Servimos a un Dios tan poderoso que es capaz de tejer cada cosa en su lugar en el desorden de nuestro corazón y hacer algo asombrosamente hermoso.



Cuando nos concentramos simplemente y apasionadamente en amarlo a Él... está trabajando detrás de esa escenas de nuestra vida para tomar cada encuentro con el desánimo y hacerlo funcionar a nuestro beneficio.



A pesar de que tu corazón puede estar lleno de dolor por los sueños truncos y una caída tras otra, aférrate a la esperanza.



Aviva la llama del amor del Salvador.



Antes que permanecer en el lugar del desánimo penetrante, sabe que por el poder y el amor de Dios, nada de este lado del paraíso tiene la capacidad de "des" alentarte.



Has sido eterna e inquebrantablemente designado para Su propósito y Sus planes.

Su designio para tu vida triunfa sobre los circunstanciales "des" ánimos.



"Exaltamos nuestras tribulaciones...sabiendo que...la esperanza no se desanima."



La palabra "exaltar" significa, "glorificar con o sin razón."



Antes que llorar y dejarte envolver por el falso confort del desánimo, ¡glorifica en tu desánimo!



Puedes glorificar tu desánimo, porque Dios está aún en el trono de tu vida. Aún está en control. No te has escapado de Su amor Y...no estás "des" alentado.



Él tiene esto. Él te tiene a ti.



Pensamiento Feliz Para Reflexionar: ¿Cómo puede el desaliento ser tu mejor momento?