21 Días De Relación Con Dios

Devocionales

DOS TEMAS para mejorar tu Relación con Dios. 





Dos temas generales muy importantes que abren las puertas a UNA RELACIÓN Correcta, Apropiada y Satisfactoria con Dios, a una intimidad con Él:


Tema 1: Hacer higiene espiritual cada día: Limpieza y purificación.


Tema 2: Asegurarse de estar en libertad espiritual.





Veamos el tema 1: Hacer higiene espiritual cada día: Limpieza y purificación.


Así como hacemos higiene física, en toda jornada debemos practicar la higiene espiritual y, en ocasiones, hasta 2 o 3 veces al día, porque continuamente entran pensamientos, emociones y actitudes tóxicas a nuestro corazón. 


Eres responsable de tu higiene espiritual: ¡La limpieza de tu alma, de tu corazón!


Eclesiastés 9:8 RV60 “En todo tiempo sean blancos tus vestidos, y nunca falte ungüento sobre tu cabeza.”


Hebreos 12:14 RV60 “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.” 


Mateo 5:8 RV60 “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.”


EJERCICIO PRÁCTICO: Si puedes, cada día, ORA al Señor el Salmo 51 en completa humillación, siempre buscando y  anhelando limpieza y purificación de tu vida interior y exterior (que te habilite para tener comunión íntima con tu Dios trino). 


 ORA tomando decisiones radicales de CORTAR con todo tipo de pecado, pidiendo que Dios te transforme y te cambie. 





Salmo 51 RV60


1 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. 


2 Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado.


3 Porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí.


4 Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas reconocido justo en tu palabra, 


y tenido por puro en tu juicio. 


5 He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre.


6 He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.


7 Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco que la nieve. 


8 Hazme oír gozo y alegría, y se recrearán los huesos que has abatido. 


9 Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis maldades. 


10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.


11 No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu santo Espíritu.


12 Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente.


13 Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se convertirán a ti.





Veamos el tema 2 para mejorar tu Relación con Dios: Asegurarse de estar en libertad espiritual.


David oraba: “Saca mi alma de la cárcel, para que alabe tu nombre…” (Salmo 142:7 RV60). Es muy importante hacer esta oración todos los días para disfrutar de una vida en libertad espiritual.


Gálatas 5:1 TLA “¡Jesucristo nos ha hecho libres! ¡Él nos ha hecho libres de verdad! Así que no abandonen esa libertad, ni vuelvan nunca a ser esclavos de la ley.”





¿DE QUÉ NOS HIZO LIBRES CRISTO?


1. De la ley: Del esfuerzo y sacrificio personal para ser santos y tener intimidad con Dios.


Nuestra santidad ya no está centrada en la conducta. Está centrada en la obra redentora de Cristo, en su Sangre que nos lava y purifica y nos lleva al Lugar Santísimo.


Nuestra comunicación con Dios ya no depende la ley. ¡Es por Fe y Gracia! ¡Es vía Jesús! Ya nunca más a través de la ley.


2. Del pecado.


3. De toda maldición.


4. De toda enemistad.


5. De toda condenación/culpa.


6. De toda opresión y engaño.


7. En suma, nos libra de nuestros 3 enemigos: La carne, el mundo y el diablo, porque Él ya los venció.





¿PARA QUE NOS HIZO LIBRES JESÚS? 


Nos libertó para:


1. Tener una relación de Comunión íntima con Dios, basada en el amor, la fe y la obediencia y, también, para volvernos a su Diseño.


2. Que seamos su Familia, su Iglesia, y lo representemos aquí en la tierra.


3. Desarrollar amistad con Él y tener una vida de adoración plena, basada en el amor por Él y el servicio a Él.


4. Ser sus discípulos e instrumentos y establecer su Reino aquí en la tierra.


5. Hacer su Voluntad y cumplir con sus propósitos. Y, así, vivir según su Diseño.


6. Amar y servir al prójimo.


7. Tener vida abundante y disfrutar la vida aquí en la tierra.


8. Multiplicarnos y reproducirnos y ser fructíferos.


9. Que sepamos lo que Él ha puesto en nosotros y así manifestar su vida aquí en la tierra y ser de bendición para miles...


10. Perfeccionarnos hasta su venida. Su Plan también es desarrollarnos en todo nuestro potencial, porque así nos usará –para su Gloria– en cosas grandes y mayores.





ENTONCES, tenemos que vivir a diario el consejo del apóstol Pablo: “¡Jesucristo nos ha hecho libres! ¡Él nos ha hecho libres de verdad! Así que no abandonen esa libertad, ni vuelvan nunca a ser esclavos de la ley” (Gálatas 5:1 TLA).


No te olvides de orar: “Saca mi alma de la cárcel, para que alabe tu nombre…” (Salmo 142:7 RV60).


TOMA TIEMPO PARA ORAR sobre tu libertad espiritual en tu vida interior y exterior, para tener una Relación de Comunión íntima con Dios, una Relación de AVIVAMIENTO.


- Clama por las iglesias de tu denominación o de tu red, para que haya humillación profunda en todos los niveles del liderazgo y que Dios los visite con Avivamiento. 


- Clama para que se abran nuevas obras, ministerios e iglesias por toda la nación y otras naciones.