21 Días De Relación Con Dios

Devocionales

Despertar con Dios… Despertar conectado con el cielo y no con la tierra.





CULTIVA HÁBITOS ESPIRITUALES PARA DORMIR Y DESPERTAR CON DIOS.


¿Qué hacer antes de dormir? (5 a 10 minutos)


1. No duermas con cargas. ¡Descárgate ante Jesús! Entrega todos tus problemas y preocupaciones a Él. Aplica en oración estos pasajes: 


1 Pedro 5:7 NVI “Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.”


Mateo 11:28 NVI “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.”


Si duermes cargado, frustrado, molesto o preocupado, tu descanso será muy poco reparador. Y, si no resuelves eso, al otro día estarás en la carne.


2. No duermas sucio. Pide a Jesús que te purifique y que limpie toda contaminación acumulada del día. En esta tierra hay mucho polvo y suciedades.


No es bueno dormir sucio y con pensamientos y emociones contaminados. Si duermes sucio, tu descanso será muy poco renovador.


3. Pide que tu dormir esté gobernado por el Espíritu Santo. Que mientras duermes, Él te ministre, para que tu descanso sea –literalmente– restablecedor. ¡Y que despiertes lleno del Espíritu Santo!


4. Pide al Espíritu Santo que te despierte pensando en Dios, con tu mente ya conectada/enganchada con Jesús, con el cielo y no con la tierra. Muchos cristianos despiertan totalmente conectados con la tierra y sus responsabilidades. Amanecen cargados y afligidos. Ése es un mal hábito. Pide a Dios cambiar ese hábito.





Despertar enganchado con el cielo, te potencia. 


Despertar preocupado por la tierra, te carga, te consume. 


Despertar enganchado con el cielo, será tu ventaja. 


Despertar preocupado por la tierra, tu desventaja.


Despertar enganchado con el cielo, te hace fuerte. 


Despertar preocupado por la tierra, te hace débil.


Despertar enganchado con el cielo, te alista para enfrentar la tierra.


Despertar preocupado por la tierra, te resta posibilidades de vivir un día en modo espiritual.





Salmo 5:3 RV60 “Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.”





TOMA TIEMPO PARA ORAR y pedir a Dios que te entrene en todo esto. Que te cultive en nuevos hábitos espirituales que van a potenciar tu vida sobrenatural.





Que tu primera hora del día sea ESPIRITUAL y no terrenal: ¡Tú decides esto!


¿Qué hacer al despertar? ¿Cómo despertar?


Proverbios 8:17 RV60 “Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan.”


“Despertar con Dios” quiere decir que al abrir tus ojos ya estás ON LINE (en línea) con Dios. Y eso ocurre por la acción del Espíritu Santo, si se lo pediste antes de dormir.


Este no es un logro humano. ¡Es logro del Espíritu Santo! Es pura Gracia.


Es recomendable que al despertar, mientras todavía permaneces acostado –en tus primeros 5 a 10 minutos–, estés con tu corazón enganchado con Dios en alabanza y gratitud. Hay mucho por agradecer y hablar con Dios en los primeros instantes del día. Además, en esos minutos, haz tu HIGIENE ESPIRITUAL. Ora así: Examíname, Corrígeme, Enderézame, Enséñame, Guíame. 


Salmo 88:13 NVI “Yo, Señor, te ruego que me ayudes; por la mañana busco tu presencia en oración.”


Al despertar, los primeros minutos son claves para el resto del día. Es un tiempo de entrega y consagración a Dios.


Salmo 63:1 NVI “Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente. Mi alma tiene sed de ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta.”


Es muy productivo aprender a “dormir y despertar con Dios”. Y al levantarte, mientras haces tu higiene física en el baño, continúa con tu higiene espiritual (Se pueden hacer ambas en simultáneo). Te bañas físicamente, pero también te “bañas con la sangre del Cordero”. Saldrás limpio y purificado a enfrentar la nueva jornada. Todos los días hay que “bañarse con la sangre del Cordero».


Al hacer esto en los primeros minutos del día, estás listo para tu tiempo a solas con Dios, porque ya tu alma y tu espíritu están ON LINE con Dios.


Por si acaso, todo el día tu espíritu puede estar EN COMUNIÓN con Jesús. Es cuestión de mantenerse ON LINE con Él.


Esto que describimos se denominan “los hábitos espirituales del corazón y la mente”.





Salmo 119:10 NVI “Yo te busco con todo el corazón…”


TIEMPO PARA ORAR: Pide al Espíritu Santo que “eduque tu corazón y tu mente”. Es un PROCESO ESPIRITUAL que se va construyendo en varios meses, hasta que se hace fuerte en ti.


PIDE a Dios que TRANSFORME TU VIDA DE ORACIÓN y te lleve a una Relación de Comunión íntima y de AVIVAMIENTO.


- Clama por las iglesias de tu denominación o de tu red, para que haya humillación profunda en todos los niveles del liderazgo y que Dios los visite con Avivamiento. 


- Clama para que se abran nuevas obras, ministerios e iglesias por toda la nación y otras naciones.