Confía en Dios

Dia 2 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; Proverbios 3:5-7 RVR1960. 


Apoyarse en Dios significa reconocerlo en todos nuestros caminos


Una forma de fiarse en Dios es reconocerlo en todos nuestros caminos (Proverbios 3:6) y encomendar a Dios nuestros caminos (Salmo 37:5). Reconocer a Dios en todos nuestros caminos. Según la palabra yada (reconócelo) que se traduce como conocer a Dios por medio de la observación, la investigación, la reflexión o la experiencia directa. Para el creyente reconocer a Dios, está referido a conocerle a él a través del contacto (experiencia) directo e íntimo con él; a la comunión con él a través de la oración y la meditación de su palabra.  Confiar en Dios con todo nuestro corazón significa honrarlo y reconocerlo en todo lo que hacemos. Es practicar la presencia de Dios en las cosas cotidianas que experimentamos. 


La palabra caminos (del hebreo Derek) significa una vía, curso o modo de acción (Biblia Plenitud). La expresión completa “reconócelo en todos tus caminos” significa observar a Dios a través de la comunión con Él en nuestro curso o modo de accionar diariamente. Sugiere también la idea de estar totalmente consciente de la presencia de Dios y de su compañía. Cuando lo reconocemos en nuestros caminos, Él dirigirá nuestros caminos en el cumplimiento de su voluntad, que es buena, agradable y perfecta para nuestras vidas (Romanos 12:2).


Los caminos son las oportunidades y opciones específicas que una persona enfrenta en su vida. Cada nuevo día es como un camino u oportunidad que se nos presenta. Existen dos opciones: ese camino podemos recorrerlo de la mano de Dios o sin la consideración de Él.


Cuando el creyente reconoce a Dios en todos sus caminos, Él enderezará sus veredas (Proverbios 3:6). La palabra enderezar significa derecho, bueno y agradable. Dios hace derechos, buenos y agradables a los caminos de quienes lo reconocen en su accionar.


¿Quién está guiando tu caminos?