Cómo Vencer La Crisis

Devocionales

Cuidados por Dios


Las tribulaciones son parte de la vida. No dan ganas de gloriarse cuando la estamos pasando mal. Lo primero que viene a la mente es cuestionar al Señor. Olvidamos que es en medio de la adversidad en donde conocemos íntimamente la paternidad de Dios. Mostrémosle nuestra confianza. Aprendamos a gloriarnos en medio de las tribulaciones, no por lo que sentimos en ese momento, pero sí por lo que producirá en nosotros después de terminado el proceso. Seremos perfeccionados, afirmados, fortalecidos y establecidos después de padecer un poco de tiempo. Recordemos que la aflicción es temporal pero la gloria es eterna.


El Señor quiere traer consuelo ante cualquier situación negativa que estemos experimentado. Si perdimos un trabajo, un familiar o sufrimos un divorcio, tenemos la plena confianza en que aunque estemos siendo zarandeados, también seremos cuidados por Dios. Antes de que pidamos oración con alguien, el Espíritu Santo, junto con Jesús, ya están intercediendo por nosotros. Antes de que el mal toque la puerta de nuestra casa, Dios ha puesto ángeles para protegernos. Este tiempo debe ser de total confianza en nuestro Padre celestial porque sabemos que Él nos cuida y nos da la victoria en todo momento.