Cómo Vencer La Crisis

Devocionales

Palabra que da fruto  


En la parábola del sembrador, el engaño de la riqueza puede ahogar la Palabra y volverla infructuosa. El afán es enemigo del crecimiento espiritual, personal y financiero. Es enemigo de todo lo bueno. Jesús espera que Su Palabra dé fruto, pero por el engaño de este mundo puede dejar de hacerlo.


Jamás debe existir algo más importante que escuchar Su Palabra porque en ese momento la Palabra será ahogada. después de tanto problema que te agobia ya no tendrás palabras con qué dar fruto porque hace mucho la ahogaste. Lo que necesitamos es tener vida abundante en el Señor. No puedes servir a Dios y a las riquezas. Cuando las riquezas tambalean es cuando se prueba el corazón de las personas, porque donde está tu tesoro, ahí está tu corazón.


Busquemos primeramente a Dios y Su justicia y todas estas cosas serán añadidas. No podemos servir a los dos. Hay gente que busca a Dios por las riquezas, pero Él le da riquezas a quien le sirve sin buscarlas.