El Otro Lado De La Prueba

Dia 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

UN CAMBIO DE PERSPECTIVA.


Hay cosas que suceden sobre las cuales nosotros tenemos poco o ningún control. Un huracán, una pandemia global, el cierre de nuestro lugar de trabajo, etc. Cuando nosotros no podemos cambiar las circunstancias a nuestro alrededor, hay algo que sí podemos cambiar: nuestra perspectiva. 


No podemos cambiar un diagnóstico de salud, pero sí podemos alterar nuestra manera de responder al mismo. No podemos controlar la economía, pero sí podemos decidir confiar en Dios y su provisión a pesar del pronóstico desalentador. Tú y yo podemos controlar nuestra actitud ante la adversidad y los problemas. 


Sé que esto es más fácil decirlo que hacerlo, pero mira, de hecho, qué tan lejos lo lleva Santiago, el líder de la iglesia en Jerusalén del 1er siglo quien, por cierto, era el hermano de Jesús. En la carta que escribió alrededor del año 49 d.C. él se dirigió a cristianos alrededor del mundo que realmente estaban pasándolo mal. ¿Qué tan mal? Estaban siendo perseguidos, martirizados, separados de sus familias, desterrados e injustamente condenados.


Allí nos dice que cuando nos encontremos en diversas pruebas, debemos considerarlo como un tiempo para alegrarnos mucho. Pero, ¿cómo podemos estar alegres cuando cosas desagradables nos sucedan? Él mismo da la razón: porque las pruebas producen una oportunidad inigualable para desarrollar confianza, constancia y carácter.


Paso de Acción:


Considera la prueba actual o la próxima prueba como una oportunidad para convertirte en una persona más entera. Cambia tu perspectiva de “¿por qué a mi?” a “hay una oportunidad dorada para mí aquí”. Aprende a convertir tus problemas en períodos de aprendizaje. Que Dios nos dé la gracia para pasar la prueba, es decir, para que impacte nuestra dependencia de Él y nuestro carácter.