El Otro Lado De La Prueba

Dia 5 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

COACH Y PADRE


Una de las maneras como me gusta ver a Dios es como un Padre amoroso y un Coach que te lleva a nuevos niveles. Por un lado, te ofrece la ternura del papá que te ama incondicionalmente, y por el otro lado te ofrece la posibilidad de crecer incluso cuando duele.


El pasaje de Romanos 8:28 resume estos dos roles: “Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.” 


Lo que el pasaje revela es maravilloso: Dios va a usar todas las circunstancias en nuestra vida para nuestro bien. Las cosas buenas y los triunfos así como las circunstancias adversas y los fracasos. Dios no desperdicia nada. El dolor, el fracaso, la adversidad que experimentamos... Él usa todas estas cosas para formarnos y forjar su carácter en nosotros.


Cuando un atleta está siendo desarrollado, se le pide pasar por cosas incómodas, como entrenamientos duros y exhaustivos. Se le pide tomar responsabilidad de tirar el penalti o la última canasta en un juego importante. El coach permite que pase por presión porque tiene en mente a un mejor atleta. 


De la misma manera, Dios es como ese coach amoroso que permite dificultades, incomodidades, o disrupciones en nuestra vida. Él tiene un final glorioso en mente. Él quiere ayudarte a convertirte quizás en un padre más amoroso, en un esposo más comprensivo, o en un seguidor de Él más comprometido. Entonces, aprendamos a reconocer que lo que estamos pasamos y agradecerle por lo que Él está haciendo, aunque nos cueste verlo.


Oración:


Señor, gracias por permitir ciertas pruebas en mi vida. Reconozco que tienes un propósito maravilloso en mente y hoy decido confiar en Ti. Gracias porque tu amor para mi no deja de ser y por ser el arquitecto de mi vida. Usa todas las cosas por las que estoy pasando para llevar a cabo tu propósito. En el nombre Jesús. Amén.


Te invitamos a suscribirte a nuestro blog Teleios  para recibir recursos gratuitos que te ayuden a crecer en tu fe.