Espíritu Santo

Devocionales

Venida realizada: Jesús fue bautizado en agua y poder.


Durante la última cena Él (Jesus) les había anunciado que se iba, pero también les había dicho que el Espíritu Santo vendría para tomar Su lugar entre ellos. Una pregunta nos queda: Si Jesús dijo que el Ayudador iba a venir, ¿ya ha venido? La respuesta es sí. Él vino en el Día de Pentecostés. 


Sabemos que después de la última cena, Jesús y sus discípulos se fueron al Huerto de Getsemaní. Al estar allá Él fue arrestado y ahí empezó el proceso que culminó en Su crucifixión. Compareció primero ante el Sumo Sacerdote, después el Concilio de los Judíos, Herodes, y finalmente ante Pilato quien lo condenó a muerte. Del palacio de Pilato lo llevaron al monte del Calvario y allí lo crucificaron. Afortunadamente sabemos cómo terminó todo esto. El tercer día se levantó de los muertos. Por cuarenta días apareció a sus discípulos y después ascendió al cielo y se sentó a la diestra del Padre, coronado de honra y gloria.


Diez días después cuando llegó el día del Pentecostés, descendió el Ayudador, el Espíritu Santo, Lucas nos narra la llegada del Espíritu Santo en Hechos.





Oración:



Padre, gracias por la venida de tu hijo Jesús y lo importante de Su ministerio, Su crucifixión, Su muerte y Su resurrección. Gracias porque está a la diestra del Padre intercediendo por nosotros. Y gracias por enviar al Espíritu Santo como el ayudador que tomaría el lugar de Jesús entre sus discípulos. Permíteme conocer cada día más al Espíritu Santo. En el nombre de Jesús, Amén.