Cómo conocer la voluntad del Señor

Dia 3 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Paso 3: Crece en discernimiento Parte 1


Nuestra pregunta para hoy es, «¿Cómo crezco en discernimiento?» Podemos encontrar la respuesta a esto en Romanos capítulo 12, verso 2. Donde se nos dice, «No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta».


Pablo está diciendo que el discernimiento se desarrolla mientras tomo la Palabra de Dios y la aplico en las decisiones que debo tomar. Voy a crecer en discernimiento cuando aplico los principios de la Palabra de Dios en mi diario caminar como cristiano.


Examinemos algunas decisiones que son importantes realizar a la luz de la aplicación de los principios bíblicos, para que podamos crecer en discernimiento. En 1 Tesalonicenses 4:3-4 la Biblia dice, «La voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor». Estoy seguro de que Dios quiere que camine en santidad y no en pecado sexual. Estoy seguro de esto, por eso vivo en consecuencia. Si surge la cuestión de tener relaciones sexuales con mi novio, ya sé cuál es la voluntad de Dios, así que simplemente lo aplico en mi vida diaria. No me conformo al patrón de este mundo.


Es esencial que recuerdes lo que Dios te dice acerca de tu corazón. Si sabes que estás sometido al Señorío de Cristo, estás sometido a la autoridad de las Escrituras y te deleitas en el Señor, sus palabras te dicen que él te dará los deseos de tu corazón.


Tu corazón será formado de acuerdo con Cristo porque él es tu prioridad número uno. Por supuesto, este principio no se aplica a una vida que no está dispuesta a agradar a Dios. Pero, si tu corazón está sometido a Dios, empezará a desear las cosas que agradan a Dios. Si puedes decir con la conciencia tranquila que lo que estás por hacer no invalida las Escrituras, y que estás sometido a Dios y su Palabra, haz lo que deseas hacer.


Recuerda: No te paralices por lo que no sabes, camina a la luz de lo que sabes.