Cómo conocer la voluntad del Señor

Dia 1 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Paso uno: ¿Dónde está tu corazón?


Como cristianos, deseamos fuertemente conocer y hacer la voluntad de Dios. En Efesios el capítulo 5 verso 17, somos exhortados para no ser necios, sino que entendamos cuál es la voluntad de Dios. Por lo tanto, no es un argumento para menospreciar. En su lugar, todos debemos prestar especial atención para comprender los principios fundamentales que deben ser la base de nuestros procesos en la toma de decisiones. 


Hay ciertos momentos y períodos en la vida cuando esto se convierte en un desafío. Piensa en una decisión crucial como: elegir tu carrera, tu compañero de vida, tus amigos, entre otras cosas. Deseas que Dios te hable lo más claramente posible. No querrás cometer errores que sabes que lamentarás por el resto de tu vida. 


La primera y más importante cosa que deberíamos hacer todos nosotros es entender si nuestro corazón está en «un buen lugar». Estar en «un buen lugar», significa examinarnos para ver si hacer la voluntad de Dios es algo importante para nosotros, si esto es algo que genuinamente nos interesa. Si este es tu caso, entonces tu corazón está en el lugar correcto.


Cuando tú quieres honrar a Dios en la toma de decisiones, si Dios es la persona más importante en tu vida y su opinión te importa y lo respetas, entonces sin ninguna sombra de duda tu corazón está en el lugar correcto. No tienes nada que temer. Este es el primer paso hacia entender la voluntad de Dios para ti.


Dios nos ha dado libre albedrío. Nosotros tenemos que elegir lo correcto, sin embargo, al mismo tiempo, Dios nos hace responsables de nuestras decisiones. Por esta razón, Dios nos dice dos cosas esenciales con respecto a nuestros corazones:



  1. Guarda tu corazón por encima de todo, porque todo lo que hacemos fluye de él.

  2. Donde está tu tesoro, estará también tu corazón.


Cuando tienes que hacer una importante decisión de vida, ¿a quién acudes? ¿De quién es la opinión que más valoras? Si la respuesta es Dios, has dado el primer paso hacia entender su voluntad.