Nada Desperdiciado: Lecciones Del Desierto

Devocionales

LA TENTACIÓN DEL PODER EGOÍSTA EN LUGAR DEL AMOR ABNEGADO 


Todos enfrentamos la tentación de ser gobernados por comportamientos o actitudes egoístas. ¿Cómo usamos el poder o la influencia que se nos ha dado para negarnos a nosotros mismos y servir a los demás? Es parte de la naturaleza humana considerar cómo otros pueden contribuir a nuestras vidas en lugar de mirar primero a los intereses de los demás. Dios nos ha posicionado a todos para ser una bendición para los demás. Tenemos la suerte de ser una bendición. Podemos ganar la misma prueba que ganó Jesús. No podemos navegar de la misma manera que el mundo, sino de una manera que refleje el corazón servicial de Cristo. 





PREGUNTAS 


¿Dónde puedes usar el poder o la posición que se te ha confiado para servir a los demás con sacrificio? 


¿Qué podemos hacer dentro de nuestras comunidades para que otros prosperen?