Nada Desperdiciado: Lecciones Del Desierto

Devocionales

Dentro de una temporada de desierto , es fácil preguntarse si ha habido algún fruto o valor en lo que se ha experimentado. En medio de días desafiantes, podemos olvidar y subestimar lo que ha surgido dentro de nosotros del desierto en el que hemos caminado. Continuamente existe la oportunidad de aprender y crecer. Cada temporada tiene sus lecciones que debemos aprender. Si no somos capaces de reconocer lo que hemos aprendido o dónde hemos crecido, existe la posibilidad de que tengamos que aprender esas lecciones de Dios necesarias en un momento posterior. Los días de Jesús en el desierto revelan que nada se desperdicia. Cada una de las tentaciones y pruebas de Jesús nos ayuda a mostrarnos cómo dar un paso hacia todo lo que Él nos ha llamado a hacer. Las pruebas prueban lo que hemos aprendido para que podamos servir mejor a los demás y reflejar a Cristo. 





PREGUNTAS 


¿Dónde has sido humillado y probado de tal manera que haya traído frutos saludables a tu vida? 


¿Qué pruebas recientes has soportado que te permitan servir a los demás y reflejar a Jesús?