Emoji: Controlando Tus Emociones

Devocional

¡No tomes decisiones emocionado!




¡No tomes decisiones importantes cuando estés muy emocionado! no importa si tu emoción es positiva o negativa, puede ser que estés muy feliz o emocionado por algo, o puede ser que estés enojado en gran manera por alguna injusticia, no importa, no decidas en ese momento.  




Si eres alguien con inteligencia emocional, probablemente son raras las veces en que la situación y las emociones te superan, sin embargo, siempre habrá ocasiones en las que la emoción provoque que te olvides momentáneamente de cómo actuaría Jesús, no importa que lo sepas con claridad en tu mente, me refiero a los momentos en los que ni conocer el propósito de las emociones, ni conocer la voluntad de Dios podrían ayudarte porque básicamente la emoción te ha cegado. 




No quiere decir que de repente no te importe lo que agrada a Dios, me refiero a que la emoción podría engañarte a tal punto que pienses que estás haciendo la voluntad de Dios cuando en realidad es lo contrario.




Hace algunos años, un día fui completamente cegado por mis emociones, unos profesionales en fraude me hicieron creer que estaba a punto de ganar un gran premio. Al estar en un establecimiento comercial serio y formal, lleno de marcas y empresas de prestigio, y al verme rodeado de más gente que estaba jugando, y al ver el lugar rodeado de premios, jamás pensé que me encontraba frente a un estafador, más bien mis emociones me hicieron creer que estaba en mi día de suerte y que ese premio mayor debería ser mío. 




La emoción de ganar un premio me cegó por completo, sin darme cuenta, en cuestión de minutos estaba dando todo el efectivo que traía en mi cartera para lograr ganar tan anhelado trofeo. Pasado un momento me di cuenta que se trataba de una estafa, y las emociones que me habían traicionado minutos antes, ahora Dios las estaba usando para ir a exigir justicia, pues mi enojo y frustración eran tales que rápidamente fui a reportarlo a la plaza, quienes respondieron de manera adecuada devolviéndome mi dinero. 




Sin embargo, lamentablemente muchas veces la historia no termina con un final tan feliz; es por eso que nunca debes tomar decisiones importantes muy emocionado, pues podrías estar frente a algo que parecía grandioso para luego darte cuenta que has tomado una decisión de la cual te arrepentirás.




Jesús nos enseña que antes de tomar una decisión importante, en lugar de guiarte por tus emociones, debes hacer una pausa para buscar a Dios. Jesús eligió no decidir cuando estaba muy emocionado. 




El huerto del Getsemaní es uno de los momentos más emocionales de Jesús, pues él sabía que pronto sería crucificado.  El texto bíblico nos revela que por momentos sintió que debía dar un paso atrás y olvidarse del plan de redención que implicaba que él fuera sacrificado a través de una muerte tortuosa, sin embargo, no se guió por lo que sentía, sino por lo que su Padre quería.




Así mismo la Biblia nos revela momentos de gran éxito en el ministerio de Jesús, que implicaron “grandes propuestas” como aquella vez que quisieron hacerlo rey, esto pudo haberlo desviado de su propósito, sin embargo nuevamente fue a hablar con su Padre en lugar de dejarse llevar por sus emociones. 




Te invito a que antes de tomar una decisión importante, por muy emocionado que estés, te tomes un tiempo de pausa para hablar con Dios.