Emoji: Controlando Tus Emociones

Devocionales

Conoce el propósito de las emociones 





Dios puso las emociones en nuestro ser para hacernos sentir vivos y tienen el propósito de movilizarnos, así que ignorarlas o tratar de reprimirlas no es una opción. 





Recuerdo el momento en que pude convivir por primera vez con mi esposa, la había visto a lo lejos unos 6 meses antes y honestamente recuerdo haber quedado admirado por su belleza, así que cuando tuve la oportunidad de convivir con ella me sentí alegre y sorprendido, definitivamente muchas emociones corrían en mi interior. Estas emociones me hicieron moverme para hacer todo lo posible por conocerla más ese día, y ¿por qué no? conseguir su número de teléfono... lo demás es historia.





Cuando entendemos que las emociones tienen el propósito de movilizarnos, es necesario entender también que no debemos ignorarlas; debemos aprender a actuar como Jesús lo haría cuando aparecen. Jesús experimentó emociones fuertes en varios momentos de su ministerio, sin embargo, sus reacciones siempre fueron las correctas.





Jesús sintió enojo en varias ocasiones, podemos ver a Jesús confrontando a los fariseos diciéndoles sepulcros blanqueados, o a Jesús limpiando el templo de su Padre corriendo a los comerciantes que habían convertido el lugar en un negocio, esto nos enseña que el enojo en ocasiones movió a Jesús a levantar la voz y a evidenciar lo que estaba mal.





Jesús sintió dolor y tristeza, esto lo movió a hacer uno de los milagros más sorprendentes que leemos en la Biblia al resucitar a su amigo Lázaro. Así mismo sintió compasión, misma que lo llevó a sanar  a miles de enfermos. 





Con esto aprendemos que cuando conocemos lo que agrada a Dios y actuamos en consecuencia, los sentimientos pueden ser usados para guiarnos hacia el propósito que él tiene para nosotros. La combinación de sabiduría que viene de Dios, con los sentimientos del ser humano, pueden provocar los milagros que la Tierra está esperando y necesitando.




Ahora que sabes que Dios utiliza nuestras emociones para movilizarnos, te animo a que te detengas a escuchar su voz en medio de tu sentir, y que te preguntes qué tienes que hacer con aquello que tanto te duele y entristece, ora sobre lo que pasó para dar con aquello que te emociona y así comiences a moverte hacia su voluntad.