Afligidos Un Breve Tiempo

Devocionales

Grito De Victoria


Será entonces luego de estas cosas, que el esfuerzo y sacrificio de Cristo dará a luz muchos hijos: “Verá el fruto de la aflicción de su alma y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará sobre sí las iniquidades de ellos.” 53:11. 


Dios ha jurado que la sangre de su Hijo será rociada sobre los transgresores en cada nación de la tierra. Tiene poder en cada nación árabe, en Israel, en E.U. en África, en Europa, etc... Él verá su simiente esparcida a muchas multitudes, de todas las tribus y lenguas. Este será un gran despertar en los últimos tiempos.


Puede ser desalentador ver como crecen las religiones falsas en gran manera, mientras la iglesia de Cristo parece tan poca en número. Pero Isaías dice, “Es tiempo de cantar, oh esposa estéril. Ensancha las habitaciones de adoración, alarga y fortalece tu visión. Vas a ver adelantos en la izquierda y derecha.” “¡Regocíjate, estéril, la que no daba a luz! ¡Eleva una canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto!, porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová."


¿Cómo sucederá este último avivamiento?


Requiere de algo poderoso, algo que sacuda al mundo para precipitarlo. Isaías nos dice que este sacudir sucederá en un día. En el capítulo 47, él dice que el espíritu de Babilonia debe ser tratado. A través de las Escrituras, Babilonia siempre ha representado un espíritu de prosperidad, comodidad, inmoralidad y placer. Y el espíritu babilónico es el mismo en este tiempo.


En resumen, Isaías dice que no puede haber ningún esparcimiento de avivamiento en los últimos días hasta que el espíritu de avaricia, falsedad, rebelión e inmoralidad sea echado fuera. Podemos orar por avivamiento, podemos clamar a Dios que derrame su Espíritu, pero es imposible a menos que el Señor primero sacuda todas las cosas: Isaías lo describe así en 47:8-11 “Oye, pues, ahora esto, mujer voluptuosa, tú que estás sentada confiadamente, tú que dices en tu corazón: Yo soy, y fuera de mí no hay más; no quedaré viuda, ni conoceré orfandad. Estas dos cosas te vendrán de repente en un mismo día, orfandad y viudez; en toda su fuerza vendrán sobre ti, a pesar de la multitud de tus hechizos y de tus muchos encantamientos. Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: Nadie me ve. Tu sabiduría y tu misma ciencia te engañaron, y dijiste en tu corazón: Yo, y nadie más.”


Dios no va a dejar pasar el pecado, sino que fulminará las fortalezas del diablo. Él va a sonar un llamado de despertar a la humanidad con “una desolación repentina.” Ciertamente, este será un gran acto de amor de parte del Señor. El ama tanto a las almas que se niega a permitir que la comodidad, el placer, la apostasía y demás deleites del mundo cieguen y arruinen el objeto de su amor.


Amados del Señor el día viene, el día cuando el mundo entero verá a Jesús. Lo que vimos este 2020 y lo que aún nos falta ver en el 2021 es solo el comienzo del cumplimiento de un plan Divino; el gran día se acerca. El apóstol Juan así lo vio y lo dejo escrito Apocalipsis 7:9-10 “Después de esto miré, y vi una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas. Estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas y con palmas en sus manos. Clamaban a gran voz, diciendo: ‘¡La salvación pertenece a nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero!


Aunque estemos afligidos por un breve tiempo; El cuerpo de Cristo dejará este mundo no con un quejido de angustia, sino con un grito de victoria.


Si deseas conocer acerca del autor visita el siguiente enlace


https://www.facebook.com/pastoraglendalizamadorletras