Afligidos Un Breve Tiempo

Devocionales

Avivamiento Final


La iglesia de Cristo se extenderá más allá que las limitaciones anteriores para llevar las buenas nuevas. “Ensancha el sitio de tu tienda y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas apocada; alarga tus cuerdas y refuerza tus estacas. Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; tu descendencia heredará naciones y habitará las ciudades asoladas.” Isaías 54:2-3 Sencillamente, la iglesia aumentara sus fuerzas y levantara multitudes en Cristo.


Pero solo unos versículos más abajo, leemos esta advertencia a la iglesia de los últimos días: Isaías 54:11 “¡Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo! He aquí que yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo y sobre zafiros te fundaré.” 


Nos dice que todos seremos afligidos, lanzados de un lado a otro por tempestad. Así como el sol sale para buenos y malos, así mismo en este tiempo todos padeceremos y experimentaremos El fuerte sacudir del último tiempo. Pero nos promete un fundamento de zafiros. ¿Qué significa esto, exactamente?


En resumen, se permite que Satanás nos zarandee y que venga sobre nosotros en un fuerte periodo de aflicción; pero aquellos que perseveren en su caminar y doctrina serán agasajados. 


Isaías 54:6-8 “Porque como a una mujer abandonada y triste de espíritu te llamó Jehová, como a la esposa de la juventud que es repudiada, dice el Dios tuyo. "Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias. Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dice Jehová, tu Redentor.


Porque los montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti.” V.10


En resumen, el último avivamiento será uno de solo misericordia. Simplemente, porque no lo merecemos.


El Señor nos está diciendo... “Cuando sean sacudidos, ustedes regresarán a mí, y yo no les condenaré, ni les reprobaré. En lugar de eso, les recogeré, les ungiré, y les daré la paz que el mundo no les ha podido dar.”