Hagamos Iglesia Light

Dia 2 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Les contaré una de las historias que marco mi vida. Tuve un buen amigo, que desde que nos conocimos rápidamente nos hicimos muy buenos amigos. Era mucha la hermandad que había entre nosotros que él me abría su corazón y me contaba sus problemas y de la depresión que vivía. Él era homosexual y eso nunca detuvo nuestra amistad. Tengo muy marcado esas llamadas pidiendo ayuda, ya que era tanta la depresión que lo llevaba a quererse quitar la vida. Te digo, tú nunca vuelves a ser igual luego de que alguien te llama diciéndote que había estado o está a un paso de quitarse la vida.

  En busca de más ayuda fue a una iglesia, a pesar de que él no creía en las iglesias y lo más cercano que tenía a una iglesia era yo que le hablaba de Jesús, pero cuando fue a la iglesia en busca de amor y de ayuda, lo único que encontró fue juicio. Yo le decía, hey Jesús no te rechaza, Jesús sigue amándonos a pesar de cuál sea la condición en que estemos.

Un tiempo después recibo la noticia de que él se había suicidado. Me pego fuerte la noticia y le prometí a Dios que nunca dejaría atrás a nadie, que nunca miraría de menos alguien por su condición. Prometí que amaría mucho más y que abrazaría mucho más de lo que ya hacía. Con tal de parecer un poquito más a Jesús.

Mucha gente necesitada va en busca de las iglesias por ayuda, por encontrar un lugar donde puedan ser acogidos. Pero muchas se topan con iglesias donde dejaron de ayudar y de amar. Si iglesia light es recibir con amor a los pecadores y mostrarles a Jesús, entonces debemos serlo. No se trata de apoyar el pecado porque la Biblia es muy clara cuando Dios dice que aborrece el pecado, pero ama al pecador. Pero se trata de apoyar y ser de ayuda a la persona que sufre.

Jesús en su encuentro con la prostituta, la Biblia dice: “Él inclinándose hacia el suelo”. Y si el rey de reyes no tuvo problemas con inclinarse ante un pecador, nosotros deberíamos de hacer lo mismo, es decir, si no nos bajamos al nivel del pecador será imposible que ellos nos escuchen. Te vas a ensuciar, porque cuando te inclinas al suelo y empiezas a escribir con tu dedo en el suelo, te prometo que te ensuciaras, pero valdrá la pena, valdrá la pena ensuciarse para ganar almas para Jesús. Hagamos lo que muchos no quieren hacer.

Vean conmigo esta magnífica historia que narra la Biblia, el hijo pródigo luego de malgastarlo todo, decide volver a casa de su padre. Cuando se da el reencuentro, por favor observa la actitud del padre, él se comportará como un papá light.

Él ve que su hijo viene y corre hacía él. No le pregunto que hizo con el dinero, ni lo condeno. Él dijo a sus empleados traigan el anillo, vistan a mi hijo, maten el mejor becerro y hagamos fiesta porque mi hijo que estaba perdido ha regresado. WOW! En vez de condenarlo, le hizo fiesta. Esto también me enseña a que tenemos la obligación de hacer sentir a los de afuera de que los estamos esperando para hacer fiesta.

Ahora veamos nuestra historia, que aun siendo como somos, con todos nuestros errores, Jesús sigue amándonos, nos sigue buscando. Necesitamos ser como Jesús para las personas de afuera.