Hagamos Iglesia Light

Dia 1 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Sé que el término “Light” cuando lo aplicamos a iglesia siempre se le ha visto mal, ya que se maneja como el animar a la persona a vivir la vida como desee. Hay otros que manejan el término con ser personas muy blandas con los que están en pecado.


Yo vengo a hablarte de la iglesia light que necesitamos, esa que no juzgue a la persona aun si esta persona está en la peor condición y solamente abrace y ame. Una de las cosas que más me ha pegado es que podamos ser una iglesia con puertas abiertas.


¿Una iglesia con puertas abiertas? Es una iglesia muy parecida a un hospital. En mi país hay muchos hospitales, entre privados y públicos. La diferencia de uno con el otro, es que en uno no pagas ninguna tarifa para poder ser atendido, en cuanto al otro si y son tarifas altamente grandes y suelen ser muy exclusivos y resulta imposible que algún indigente tenga acceso a uno. La iglesia con puertas abiertas es como un hospital público, no es exclusivo, sino que, es abierto para todo público, ya sea el hombre más millonario del país o el hombre más pobre ambos pueden entrar.


No tengamos miedo de recibir a todo el mundo, no convirtamos algo tan hermoso como es la iglesia, el de poder hacer comunidad en algo elitista.


Jesús en su paso en la tierra fue muy light. En cierta ocasión Jesús estaba en medio de los fariseos y una prostituta. Estas personas estaban a un paso de apedrear a la mujer. Y Jesús el que vino a salvar vidas, el tipo que no tenía miedo de sentarse con pecadores, samaritanos o prostitutas. El tipo que no higienizo el evangelio. 


Los fariseos le preguntan, ¿Jesús que hacemos con este tipo de personas? Y luego él haría un acto magnífico, diciendo estas palabras: Si alguno de ustedes está libre de pecado sea el primero en arrojar la piedra. Alguien tiene que verlo, Jesús fue demasiado light con esa persona. Resulto que el único que podía juzgarla, la defendió. Esta mujer había provocado muchos adulterios y Jesús se atraviesa para defenderla. ¡Es magnífico! Si el mismo Jesús no la condeno, quienes somos nosotros para condenar a las personas.


Hay que ser como Jesús, que si nos etiquetan de manera despectiva como iglesia light, que no nos interese. Si esas etiquetas vendrán por no condenar a la gente, sino que por amar a la gente y por bajarnos al nivel de los pecadores para que ellos puedan ver a Jesús. Entonces, no me queda nada más que decir, que hay que ser iglesia light.