Espíritu Santo

Devocionales

El regalo de despedida.



La última cena no comenzó bien ya que Jesús les dió a sus discípulos tres noticias inesperadas: uno de ellos lo iba a traicionar, Él los iba a dejar y uno de ellos lo iba a negar. Pero después de darles todas las malas noticias, Jesús comenzó a darles buenas noticias. Primero les dijo, “No dejen que el corazón se les llene de angustia; confíen en Dios y confíen también en mí” (Jn:14:1). Luego les explicó que aunque se iba, regresaría por ellos algún día para que pudieran estar con Él. Un poco más adelante, Jesús les dijo que en su ausencia, el Padre les enviaría otro ayudador, el Espíritu Santo, que estaría con ellos para siempre. No sólo estaría con ellos, estaría en ellos.





Oración:



Señor Jesús, gracias porque al despedirte de nosotros nos enviaste al Espíritu Santo, gracias porque es mi compañía, que está alrededor de mí y dentro de mí, enséñame a caminar con Él. Amén.