Resiliencia en el Liderazgo

Día 2 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Zaqueos Modernos


En una oportunidad estaba en pleno seminario de principios de negocios según la Biblia, y en medio nuestroseminario vi a un empresario de los asistentes levantarse y empezar a gritar “He estado robando a Dios, he estado robando a Dios”, todo el mundo se quedó perplejo ante lo que este hombre hacía, siendo que este recientemente había creído en Jesús y estaba empezando a descubrir más de Él por medio de su palabra. En ese momento, algo de la enseñanza sobre el manejo de las finanzas personales y empresariales, generosidad, mayordomía, ofrendas y/o diezmos, tocó su corazón. No parece que tocó de igual forma a los demás asistentes, fue especialmente su corazón el que fue tocado así.


Mucha gente quiere ver que tu vida cambie para saber si eres cristiano. Aunque muchos esperan cambios externos, cosméticos, rápidos y convenientes para ellos; sin embargo, la verdadera transformación de un empresario o de un profesional, ocurre cuando hay una metamorfosis en su corazón. Normalmente el cambio interno se comienza a demostrar externamente. Zaqueo, un adinerado cobrador de impuestos, experimentó algo parecido cuando Jesús fue a su casa un día. Dice la Biblia que voluntariamente él dijo: “Señor, daré la mitad de mi riqueza a los pobres y, si estafé a alguien con sus impuestos, le devolveré cuatro veces más” (v.8). A pesar de la mala reputación de los publicanos como él, Zaqueo fue impactado por la visita inmerecida, salvífica y transformadora de Jesús. No fue ni su disposición, ni sus promesas, ni sus emociones desbordadas, lo que comprobó que su corazón había sido transformado, sino que fue su contrición, arrepentimiento, restitución y generosidad en acción la que lo demostró. Aunque no se trata de copiar literalmente la receta para que todos repartan y restituyan tal cual como Zaqueo; sin embargo, hoy en día si necesitamos más Zaqueos, es decir, empresarios y profesionales que anhelen encontrarse con Jesús (a través de su confrontadora pero restitutiva palabra), y que al hacerlo puedan actuar en base a lo que aprenden y evidencien así que sus corazones han sido genuinamente transformados por la gracia.


Para reflexionar: Un corazón verdaderamente transformado mostrará progresiva y sostenidamente su realidad.