Declaro la Guerra: 4 Claves Para Ganar La Batalla Contra Ti Mismo

Devocional

De-cla-ro-la-gue-rra



En palabras de Warren Wiersbe: "La vida cristiana no es un patio de juego; es un campo de batalla, y debemos estar en guardia todo el tiempo." Antes de entrar en esta idea de declarar la guerra, debemos aceptar esta realidad: aunque no queramos admitirlo, estamos en guerra, y no puedes ganar una batalla que no admites tener. La vida cristiana es una guerra de pelar para vivir en el espíritu y no en la carne. Pablo dice en Romanos 7: "Porque sé que el bien no reside en mí, eso es, en mi naturaleza pecaminosa. Porque tengo el deseo de hacer el bien, pero no lo hago. Porque no hago el bien que quiero, pero lo malo que no quiero, eso sigo haciendo. Ahora si hago lo que no quiero hacer, ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que vive en mí lo hace."



Si el trabalenguas del doctor Seuss no ejemplifica la lucha interna en nuestras mentes, no sé qué lo hace. Somos expertos en tomar nuestro propio camino. Sí, el diablo te odia. Sí, el mundo está a tu alcance, pero ya llevas mucho recorrido como para salirte del juego.



Tu mecanismo de auto sabotearte debe ser tu pensamiento negativo, pueden ser tus acciones (la falta de ellas), tu mal comportamiento, tu mal carácter, tu forma de expresar o la forma inconsciente en la que te relacionas con las redes sociales, o comida que te distrae de lo que realmente está ocurriendo. Todos tenemos un vicio. El problema no es que batallemos con estas cosas, sino cuando negamos hacernos cargo de ellas, cuando decidimos que será más fácil ir en silencio en la noche en lugar de pelear.



No creo que no deseemos la victoria en nuestra vida, nadie quiere estar estancado, atrapado en los mismos antiguos obstáculos. Es sólo que no queremos ponernos al frente o comprometernos con las instrucciones de Dios que muestran el camino para vivir en victoria. Déjame decirte que, nuestro mundo ofrece muchas distracciones para frustrar el caos causado por nuestras acciones sin reglas, pero sólo son "arreglos temporarios", simplemente eso: distracciones. Jesús ofrece algo mejor.



Entonces este es el día. Dios te trajo este momento para declarar la guerra. En tu oscuridad, tus demonios, tu tendencia a auto sabotearte, la versión de ti mismo que no quieres ser, estando a punto de tirar la toalla, levántate y pelea, comprométete a confiar mientras que derribas componentes vitales en tu lucha interna.



Hay libertad en esta declaración: Yo/De/Cla/Ro/La/Gue/Rra






Preguntas para hacerte a ti mismo:




  1. ¿Cuáles son las tres cosas que te detienen? (No desinfectes esta lista, eso no ayuda a nadie.)

  2. ¿A quién le puedo contar (alguien que me ama y ama a Jesús) sobre esta lista para recordármela?