Viviendo Bajo La Provisión De Dios

Dia 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

«Lo bueno y perfecto»


Sea que le sirvamos a Dios o no, Su provisión nos sostiene. Podemos fingir que Él no existe. Podemos ignorar Su voz. Podemos ignorar Sus invitaciones a entrar a Su presencia. Sin embargo, no podemos escapar el hecho de que nosotros (cada persona) estamos sobreviviendo y prosperando debido a la provisión directa del Padre cada momento de nuestras vidas. Incluso las personas que no profesan depender de Dios Todopoderoso dependen completamente de Él. Con relación a esto, estamos en el mismo barco: el barco de completa dependencia en Dios. «Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación» (Santiago 1:17). No sé usted, pero creo que respirar es algo bueno y perfecto. Tengo la certeza de que al inhalar respiraré oxígeno. Gracias a Dios por eso. 


Con esto en mente, hablemos de la necesidad de la provisión terrenal y cómo nos impacta la provisión celestial. Dicho de manera sencilla, toda bendición que hemos recibido proviene directamente de la mano de Dios. No tenemos nada por mérito propio. Un millonario por mérito propio, un empresario por mérito propio, director ejecutivo por mérito propio, una persona de posición, poder o popular por mérito propio es algo igual de mítico que los unicornios y las hadas. Hacen que las historias sean más interesantes, pero simplemente no existen. «Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces».