Viviendo Bajo La Provisión De Dios

Día 4 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocional

«Incluso nuestra fe»

Todo don bueno y perfecto incluye el deseo de obedecer a Dios y el poder para complacerlo. Amamos a Dios porque Él nos amó primero.

Antes de ser formados en el vientre de nuestra madre, Dios nos conocía y aún antes de nacer nos escogió y santificó. Conocemos a Dios porque Él primero nos conoció a nosotros. Nos dio la posibilidad de conocerlo antes de necesitarlo.

No solo nos provee el destino, sino que también el canal por el cual llegamos. Efesios 2:8 dice: «Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios». Esta es una declaración que comparto constantemente y frecuentemente a cada grupo. Tengo el privilegio de testificar y declarar que: «¡Incluso la fe en Dios es un don de Dios!» Si necesitamos fe, debemos acudir al Creador de la fe.

¿Necesitamos amor en nuestro corazón? Dios lo provee. Nos proveyó de Su amor antes de que lo amáramos a Él o a otros.

¿Has intentado obtener la fe por tus propios medios? No tendrás acceso a la provisión. Necesitamos obtener nuestras provisiones directamente de la Fuente.

¿No es esta la definición de algo orgánico? Ahora podemos disfrutar del delicioso fruto de nuestra fe orgánica hecha por Dios «a quien [amamos] sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo [vemos, nos alegramos] con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de [nuestra] fe, que es la salvación de [nuestras] almas» (1 Pedro 1:8, 9).