El poder de crear riquezas

Día 1 de 6 • Ver la lectura de hoy

Devocional

El poder para producir riqueza viene de Dios


En Deuteronomio 8:17, encontramos las palabras que Dios da a la nación de Israel antes de entrar a la tierra prometida, la cual tenía mucha riqueza. La describe como una tierra donde fluye leche y miel, era abundante, con recursos y minerales, donde se podía producir riqueza.


Deuteronomio dice: No sea que digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano han producido esta riqueza. Pero acuérdate del Señor tu Dios, porque Él es el que te da poder para hacer riquezas, a fin de confirmar su pacto, el cual juró a tus padres como en este día. Dios dice no piensen en la tierra a la cual voy a llevarlos, donde hay abundancia, riqueza y recursos, que es por tu mano, fuerza y sabiduría, sino que el poder para crear o producir riqueza proviene de mí


Riqueza: involucra dinero, propiedades, joyas, autos, negocios, acciones empresariales, seguro de retiro y vida, planes de tiempo compartido, muebles y obras de arte. Cualquier activo con valor comercial, es decir el balance de tu vida, ¿cuántos activos tienes el día de hoy? La riqueza es todo aquello que excede las necesidades básicas, donde algunos tienen mayor abundancia que otros. 


Dios habla de la riqueza y de su uso. El uso que damos a la riqueza, manifiesta nuestra condición espiritual: Jesús dijo, «donde está tu tesoro, está tu corazón». En otras palabras, el dinero que gastas, determina quién eres, evidencia los valores y deseos de tu vida. Dale dinero a una persona con o sin valores y se manifestará lo que hay en él.


Hay personas que interpretan la fuente de su riqueza de dos maneras. Los que dicen: es por mi poder, esfuerzo e inteligencia; a quienes Dios responde, «no digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano han producido esta riqueza».


Muchos hombres poseen grande riqueza y lo hicieron sin el consejo de Dios, esas personas no tienen mucho conocimiento de verdades divinas y sin discernir, siguen principios eternos que les ayuda a crear riqueza. Personas que viven principios espirituales como la milla extra y la excelencia, establecen lo escrito en la Palabra de Dios y produce un resultado. Los principios de Dios dan fruto, sin importar si los vive un hijo de Dios o uno que no lo es, a los dos les dará resultado. 


Si deseas ver el sermón completo y profundizar sobre este tema, sigue el enlace https://www.youtube.com/watch?v=RsWT2GQ4lyU