Cómo nos transformará la voluntad de Dios

Dia 5 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Las soluciones de Dios


Todos hemos sido lastimados. Es la parte dolorosa de la vida. Un padre te descuida o incluso te abusa. Un amigo te decepciona o te traiciona. Un cónyuge te es infiel o te abandona. Un extraño asalta a tu ser querido.


Es como si te hubieran apuñalado en la espalda, pero el cuchillo todavía está allí. Y cada vez que reproduces el daño en tu mente, giras el cuchillo un poco más. El dolor nunca se va y la herida nunca sana.


¿Qué podemos hacer? ¿Qué podemos hacer con este dolor y veneno que arruina nuestra vida y roba nuestra alegría?


Dios tiene una solución. La solución de Dios es simple, pero no es fácil. La solución de Dios es la gracia. Extiende la gracia a la persona que te lastimó. Perdona.


El perdón, no significa que todos tus dolores y heridas desaparecen instantáneamente. Eso puede llevar mucho tiempo. El perdón significa que has elegido perdonar, soltar tu enojo, dejar que salga de tu resentimiento, para soltar tu derecho de desquitarse. Le has dicho a Dios: «Señor, yo lo perdono. Elijo perdonarlo. Te doy mi ira y mi resentimiento, mi deseo de desquitarme. Te doy todo a ti».


Saca el cuchillo. Deja ir el dolor. Deja que la herida sane.


Libera al prisionero. Libérate de la prisión del dolor y del veneno.


El perdón es una opción sanadora, una elección hecha por el poder de Cristo en nosotros, una elección hecha por la gracia de Cristo en nosotros.