Cómo nos transformará la voluntad de Dios

Dia 4 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Peligro de enojo


Una viajera en tránsito entre dos vuelos, estaba en un aeropuerto, fue a una tienda y compró un pequeño paquete de galletas. Luego se sentó y comenzó a leer un periódico. Poco a poco, se dio cuenta de un crujido detrás del periódico. Se quedó estupefacta al ver a un hombre pulcramente vestido que se servía sus galletas. Como no quería hacer una escena, se inclinó y tomó una galleta.


Un minuto o dos pasaron, y luego vino más crujido. Estaba sirviéndose otra galleta. Después de un tiempo, llegaron al final del paquete con una galleta, pero ella estaba tan enojada, no se atrevió a decir nada. Luego, como para añadir un insulto a la herida, el hombre rompió la galleta restante en dos, la empujó hacia la mitad, se comió la otra mitad y se fue.


Todavía furiosa después, cuando se anunció su vuelo, la mujer abrió su bolso para conseguir su pase de abordar. Para su conmoción y vergüenza, allí encontró su paquete de galletas sin abrir.


Sonrío ante esa historia porque me recuerda que todos nos hemos enojado cuando no había necesidad.


La ira es un desafío. Aristóteles observó: «Cualquiera puede enojarse. Eso es fácil. Pero estar enojado con la persona adecuada, en el grado correcto, en el momento correcto y de la manera correcta, eso no es fácil».


¿Cómo respondes cuando estás enojado? Algunas personas:



  • Explotan. Ellos despotrican y desvarían. Arrojan veneno a cualquiera que se acerque.

  • Se retiran. Ellos se enfurruñan y se enojan. Son maestros del tratamiento silencioso.

  • Son pasivoagresivos. Dan golpes a las personas con sus acciones, en lugar de palabras.

  • Usan el sarcasmo extensamente, para expresar su enojo sutilmente.

  • Van a un tercero. No hablan con la persona con la que están enojados, pero hablan de esa persona a un tercero.

  • Niegan estar enojados alguna vez. Crecieron en un hogar donde no estaba bien estar enojado. A pesar de que están llenos de ira, insisten: «No estoy enojado».


Dios dice que está bien estar enojado. El problema es: ¿cómo respondo a mi enojo?


Por la gracia de Dios, y solo por su gracia, podemos responder a la ira de una manera piadosa:



  • Despacio. «Sé lento para la ira», (Santiago 1:19). «Un hombre de temperamento rápido actúa tontamente», (Proverbios 14: 17)

  • Tranquilamente. «La respuesta amable aleja la ira, pero una palabra dura despierta la ira», (Proverbios 15: 1)

  • Cariñosamente. «El amor es paciente y amable... no es irritable ni resiente», (1 Corintios 13: 4-5)

  • Con gracia. «Sean amables unos con otros, tiernos de corazón, perdonándose los unos a los otros, como Dios en Cristo los perdonó», (Efesios 4:32).


¿Puedes imaginar lo que sucedería si seguimos los consejos prácticos de Dios sobre la ira? ¿Te imaginas cuántos matrimonios se salvarían? ¿Cuántas relaciones entre padres e hijos, y amistades se mantendrían? ¿Te imaginas el regalo que esto sería para nuestros hijos, nuestros compañeros de trabajo y nuestros amigos? ¿Puedes imaginar la diferencia en nuestra propia salud? ¿Qué pasa si constantemente respondemos a la ira a la manera de Dios, lenta, tranquila, amorosa y con gracia? Oh Padre, danos la gracia para hacer esto.