¡Ayuda! ¡Necesito cambiar mi vida!

Devocionales

La razón y causa para cambiar

He tenido bastantes contratiempos y desilusiones en mi vida, pero mi sentido de propósito y causa me ha permitido seguir poniéndome de pie nuevamente y continuar el camino. Una de las claves del éxito de David fue su pasión por la causa y su mirada puesta en la recompensa.

“Entonces Eliab se encendió en ira contra David y le preguntó:
—¿Para qué has descendido acá? ¿Y con quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto? ¡Yo conozco tu arrogancia y la malicia de tu corazón! ¡Has descendido para ver la batalla! David respondió: —¿Qué he hecho yo ahora? ¿Acaso no hay una causa?” (1 Samuel 17:28-29 RVA 2015)

Nuestras vidas son tan poderosas como la causa a la que están ligadas. Si tienes una visión para tu vida que está unida a una causa - en especial la causa del Rey Jesús - esta será tu motivación para cambiar.

La recompensa del cambio es la bendición de Dios. Tu vida mejorará, tendrás un sentido de bienestar y realización. El cambio que trae Dios, alinea tu vida con su voluntad, y cuando esto sucede, comienzas a ver el fruto en cada área de tu vida. La clave es tomar buenas decisiones, cada día. Esto trae cambios positivos a tu vida, a la vez que te acerca continuamente a Jesús y te va transformando para ser más como él.

Cuando Jesús invita al gobernante joven y rico a cambiar (Marcos 10:17-22) este se alejó, lleno de tristeza y sin haber experimentado una transformación.

¿Cuentas con alguien en tu vida que te ama lo suficiente como para mirarte y decirte lo que necesitas escuchar? Asegúrate de estar dispuesto a abrirte al cambio cuando la oportunidad se presente, en lugar de poner excusas que te van a mantener donde estás ahora. El cambio comienza cuando tomas la decisión de cambiar.