LUCAS 16
BLPH

LUCAS 16

16
Parábola del administrador astuto
1Dijo también Jesús a los discípulos:
—Un hombre rico tenía un administrador que fue acusado ante su amo de malversar sus bienes.#19,22-24; Mt 25,26. 2El amo lo llamó y le dijo: «¿Qué es esto que me dicen de ti? Preséntame las cuentas de tu administración, porque desde ahora quedas despedido de tu cargo». 3El administrador se puso a pensar: «¿Qué voy a hacer ahora? Mi amo me quita la administración, y yo para cavar no tengo fuerzas, y pedir limosna me da vergüenza. 4¡Ya sé qué voy a hacer para que, cuando deje el cargo, no falte quien me reciba en su casa!». 5Comenzó entonces a llamar, uno por uno, a los deudores de su amo. Al primero le preguntó: «¿Cuánto debes a mi amo?». 6Le contestó: «Cien barriles de aceite». El administrador le dijo: «Pues mira, toma tus recibos y apunta solo cincuenta». 7Al siguiente le preguntó: «¿Tú cuánto le debes?». Le contestó: «Cien sacos de trigo». Le dijo el administrador: «Pues mira, toma tus recibos y apunta solo ochenta». 8Y el amo elogió la astucia de aquel administrador corrupto porque, en efecto, los que pertenecen a este mundo son más sagaces en sus negocios que los que pertenecen a la luz.#Ef 5,8; 1 Ts 5,5 (ver Jn 8,12). 9Por eso, les aconsejo que se ganen amigos utilizando las riquezas de este mundo. Así, cuando llegue el día de dejarlas, habrá quien los reciba en la mansión eterna.#12,33 (ver 6,24). 10El que es fiel en lo poco, también será fiel en lo mucho; y el que no es fiel en lo poco, tampoco lo será en lo mucho.#Mt 25,21-23 y par. 11De modo que si ustedes no son fieles con las riquezas de este mundo, ¿quién les confiará la verdadera riqueza? 12Y si no son fieles con lo ajeno, ¿quién les dará lo que les pertenece a ustedes?
Dios y el dinero
(Mt 6,24)
13Ningún criado puede servir a dos amos al mismo tiempo, porque aborrecerá al uno y apreciará al otro, o será fiel al uno y del otro no hará caso. No pueden servir al mismo tiempo a Dios y al dinero.
La ley y el reino de Dios
(Mt 11,12-13)
14Todas estas cosas las oían los fariseos, que eran amigos del dinero, y se burlaban de Jesús. 15Él les dijo:
—Ustedes pretenden pasar por gente de bien delante de los demás, pero Dios sabe lo que tienen en el corazón; y aquello que la gente juzga valioso, para Dios es solo basura.#18,9; 20,20; Mt 23,28. 16La ley de Moisés y las enseñanzas de los profetas tuvieron plena vigencia hasta que vino Juan el Bautista; desde entonces se anuncia el reino de Dios y todos se oponen con violencia a él. 17Más fácil es que dejen de existir el cielo y la tierra que se pierda una sola coma de la ley.#21,23; Mt 5,18.
Sobre la separación conyugal
18El que se separe de su mujer para casarse con otra, comete adulterio. Y también comete adulterio el que se case con una mujer separada.#Mt 5,32; 19,9; 1 Co 7,10-11.
El rico glotón y Lázaro el mendigo
19Jesús prosiguió:
—Había una vez un hombre rico que vestía de púrpura y finísimo lino, y que todos los días celebraba grandes fiestas. 20Y había también un pobre, llamado Lázaro, que, cubierto de llagas, estaba tendido a la puerta del rico. 21Deseaba llenar su estómago con lo que caía de la mesa del rico y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas.#Mt 15,27 y par. 22Cuando el pobre murió, los ángeles lo llevaron al seno de Abrahán. Tiempo después murió también el rico, y fue enterrado. 23Y sucedió que, estando el rico en el abismo, levantó los ojos en medio de los tormentos y vio a lo lejos a Abrahán y a Lázaro en su compañía. 24Entonces exclamó: «¡Padre Abrahán, ten compasión de mí! ¡Envíame a Lázaro, que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque sufro lo indecible en medio de estas llamas!». 25Abrahán le contestó: «Amigo, recuerda que durante tu vida terrena recibiste muchos bienes, y que Lázaro, en cambio, solamente recibió males. Pues bien, ahora él goza aquí de consuelo y a ti te toca sufrir.#6,21.24-25. 26Además, entre nosotros y ustedes se abre una sima infranqueable, de modo que nadie puede ir a ustedes desde aquí, ni desde ahí puede venir nadie hasta nosotros». 27El rico dijo: «Entonces, padre, te suplico que envíes a Lázaro a mi casa paterna 28para que hable a mis cinco hermanos, a fin de que no vengan también ellos a este lugar de tormento». 29Pero Abrahán le respondió: «Ellos ya tienen lo que han escrito Moisés y los profetas. Que los escuchen». 30El rico replicó: «No, padre Abrahán, solo si alguno de los que han muerto va a hablarles, se convertirán». 31Abrahán le contestó: «Si no quieren escuchar a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán aunque resucite uno de los que han muerto».#(ver 10,13; Jn 5,46-47; 20,29).

La Palabra (BLPH) versión hispanoamericana Copyright © Sociedad Bíblica de España, 2010 Utilizada con permiso


Aprende más sobre La Palabra (versión hispanoamericana)

YouVersion utiliza cookies para personalizar su experiencia. Al usar nuestro sitio web, acepta nuestro uso de cookies como se describe en nuestra Política de privacidad.