GÉNESIS 1
BTI

GÉNESIS 1

1
I.— ORIGEN DEL MUNDO Y DE LOS SERES HUMANOS (1—11)
Primer relato de la creación#1,1—2,4a: Por su forma y estilo, esta primera página de la Biblia es una pieza maestra del arte narrativo. El autor se propone contar los orígenes del cielo y de la tierra, de los animales y los seres humanos y para ello compone este hermoso himno, que posee un marcado carácter litúrgico y que está estructurado con tremenda maestría y habilidad. Los dos primeros versículos son una introducción general, luego se van presentando cada uno de los seis días de la creación. Existe una correspondencia entre los primeros tres días y los tres sucesivos. Partiendo de una situación de caos inicial, Dios irá primeramente separando los elementos y luego clasificándolos y ordenándolos. Este orden tiene repercusiones religiosas y morales. El relato se cierra con la valoración absolutamente positiva que Dios hace de toda su creación. (1,1—2,4a) #2,4b-25; Jb 38—39; Sal 8; 104; Pr 8,22-29; Jn 1,2-3.
1Cuando Dios, en el principio,
creó los cielos y la tierra#1,1: creó: Hbr. bará. En el AT, este verbo tiene por sujeto únicamente a Dios, y se refiere siempre a una acción divina que produce, en particular, un resultado nuevo e imprevisible (Is 48,6-7; Jr 31,22).— los cielos y la tierra: En hebreo antiguo no existía un término equivalente al griego cosmos. El universo en su totalidad era designado con la expresión el cielo y la tierra (ver Gn 14,22; Sal 124,8; Mt 28,18). En el uso de esta expresión se refleja la costumbre semítica de abarcar una totalidad mencionando dos elementos extremos u opuestos (ver 2,9).,#14,22; Sal 124,8; Is 42,5; Sal 8; 89,10-13; 104; Jb 26,7-14; 38-39; Eclo 16,26—17,10; Dt 4,32; Mc 13,19; Ef 3,9; Ap 4,11; 10,6.
2la tierra era una masa caótica
y las tinieblas cubrían el abismo,
mientras un viento impetuoso#1,2: masa caótica: Cuando en el texto bíblico aparecen juntas las palabras hebreas tohu y bohu (desierto y vacio) suelen significar un completo desorden, una ausencia de vida y fecundidad. Según una idea muy difundida entre los pueblos del antiguo Oriente, las aguas amenazantes del caos primitivo lo cubrían todo antes de la creación (ver Sal 104,6-9). De acuerdo con los vv. 5-9, de este caos primitivo se formaron los mares, tanto los que están sobre la superficie de la tierra como los que están debajo de ella.— viento impetuoso: Lit ruah Elohim.Otra traducción posible: viento divino.La palabra hebrea ruah puede significar: viento, brisa, aire, aliento vital, hálito, alma, espíritu, respiración, soplo, etc. Elohim puede traducirse - según los casos - por Dios, dioses, o como complemento para expresar una cualidad excepcional y sobresaliente. Así, por ejemplo, en 1 Re 3,28 se hace referencia a una sabiduría sobrehumana (sabiduría de Dios); en Jon 3,3 a una ciudad enorme (ciudad grande de Dios); en 1 Cr 12,23 a un ejército inmenso (ejército de Dios); y en Sal 68,16 a un monte escarpado (monte de Dios). La expresión conjunta ruah-Elohim ha sido tradicionalmente traducida por espíritu de Dios o expresiones similares. No obstante, ateniéndonos a criterios lingüísticos y filológicos creemos que la traducción más apropiada es la que hemos mantenido en el texto.
sacudía la superficie de las aguas.
3Entonces dijo Dios#1,3: dijo Dios: Esta frase pone de relieve el poder creador de la palabra divina. La orden de Dios se cumple de forma inmediata, y el efecto producido coincide con el pensamiento y la voluntad del Creador.:#Sal 33,9; 27,1ss; 104,2ss; Jr 10,12; Pr 8,22-31; Jn 1,3; 2 Co 4,6; Heb 11,3.
— ¡Que exista la luz!
Y la luz existió.
4Al ver Dios que la luz era buena#1,4: era buena: Este relato de la creación repite varias veces que la obra realizada por Dios es buena (vv. 4.10.12.18.21.25.31). El adjetivo bueno es polisémico en el AT: puede significar tanto lo que es moralmente correcto como lo que es bello, agradable y útil. Todos estos aspectos están aquí presentes. ,
la separó de las tinieblas,
5llamando a la luz “día”
y a las tinieblas, “noche”.
Vino la noche, llegó la mañana:
ese fue el primer día#1,5: El primer día: El relato bíblico distribuye las acciones creadoras de Dios en el marco de una semana, con sus seis días de trabajo y el séptimo de descanso. En esos seis días están repartidas ocho obras: las cuatro primeras consisten en separar y delimitar las zonas o regiones que configuran el mundo visible; las cuatro restantes están destinadas a poblar esas regiones con seres dotados de movimiento.. #Is 45,7; 60,19; Ap 22,5.
6Y dijo Dios:
— ¡Que exista el firmamento
y separe unas aguas de otras!
7Y así sucedió.
Hizo Dios#1,7: hizo Dios: A la creación por la palabra (“dijo Dios”) se añade ahora la creación por la acción (“hizo Dios”). el firmamento
y separó las aguas que están abajo,
de las aguas que están arriba.#Ez 1,22-25; 2 Pe 3,5.
8Y Dios llamó “cielo” al firmamento#1,8: firmamento: La palabra hebrea traducida por firmamento designa algo sólido y resistente, como una lámina de metal batido a golpes de martillo. Esta idea está de acuerdo con la visión del mundo que se tenía antiguamente, según la cual el universo era una estructura compuesta de tres niveles: el cielo, la tierra y el mundo subterráneo (ver Ex 20,4). A la tierra se la imaginaba como una superficie plana; el cielo era concebido como una tienda desplegada, bóveda sólida o firmamento (ver Jb 37,18), sobre la que se apoyaba el inmenso depósito de agua u océano superior del que procedían las lluvias (ver 7,11; Sal 148,4; Is 40,22); y en el mundo subterráneo había un océano inmenso, sobre el que se asentaban los pilares que sostenían la tierra..
Vino la noche, llegó la mañana:
ese fue el segundo día.
9Y dijo Dios:
— ¡Que las aguas debajo del cielo
se reúnan en un solo lugar,
para que aparezca lo seco!
Y así sucedió.
10Dios llamó “tierra” a lo seco
y al conjunto de aguas lo llamó “mar”.
Y vio Dios que esto era bueno.
11Y dijo Dios:
— ¡Que la tierra se cubra de vegetación;
que esta produzca#1,11: produzca: Dios ha concedido a algunos seres el don de la fecundidad, para que ellos continúen y completen la obra del Creador. Ver vv. 20.24. Nótese que para los antiguos orientales la fecundidad era objeto de culto porque la consideraban como una fuerza divina que residía en algunos seres (por ejemplo, en la tierra). Para el AT, en cambio, la fecundidad es una bendición otorgada por Dios. plantas con semilla,
y árboles que den fruto con semilla,
cada uno según su especie!
Y así sucedió.
12Brotó de la tierra vegetación:
plantas con semilla
y árboles con su fruto y su semilla,
todos según su especie.
Y vio Dios que esto era bueno.
13Vino la noche, llegó la mañana:
ese fue el tercer día.
14Y dijo Dios:
— ¡Que haya lumbreras en el firmamento
para separar el día de la noche,
para distinguir las estaciones,
y señalar los días y los años;#Is 40,26; Jr 31,35; Ba 3,33-35.
15para que luzcan en el firmamento
y así alumbrar la tierra!
Y sucedió así.
16Hizo Dios los dos grandes astros#1,16: dos grandes astros: Se omite adrede mencionar el nombre propio de estos dos grandes astros, es decir, el sol y la luna, pues en las religiones del antiguo Oriente eran adorados como dioses; aquí son presentados como seres creados por Dios y no como fuerzas misteriosas que rigen el destino de las personas o como objetos de culto (ver Dt 4,19; So 1,5).:
el astro mayor para regir el día,
y el menor para regir la noche.
También hizo las estrellas.#Sal 104,19; 136,7-9; Eclo 43,1-10.
17Dios puso en el firmamento
astros que alumbraran la tierra:
18los hizo para regir el día y la noche,
para separar la luz de las tinieblas.
Y vio Dios que esto era bueno.
19Vino la noche, llegó la mañana:
ese fue el cuarto día.
20Y dijo Dios:
— ¡Rebosen las aguas de seres vivos,
y que las aves vuelen sobre la tierra
a lo ancho de todo el firmamento!
21Y creó Dios los grandes animales marinos#1,21: los grandes animales marinos: Otra posible traducción: los monstruos del mar. Estos son mencionados para indicar que también ellos han sido creados por Dios y están bajo su dominio. Aquí radica una de las principales diferencias entre este relato y el más famoso de los mitos babilónicos de la creación. Según este último, la creación del mundo estuvo precedida por el nacimiento de varias generaciones de dioses y por la victoria del dios Marduk sobre el monstruo marino que era la personificación del caos originario. En contraposición con este relato mitológico, el Génesis habla de un único Dios, que existe desde siempre y que por sí mismo crea el universo con el poder de su palabra. Como todo lo que existe ha sido creado por Dios, ya no queda lugar para adorar a los fenómenos de la naturaleza o a cualquier otro ser animado o inanimado.,
y todos los seres vivientes
que se mueven y pululan en las aguas;
y creó también todas las aves,
todas según su especie.
Vio Dios que esto era bueno,#Jb 12,7-9.
22y los bendijo con estas palabras:
“Sed fecundos y multiplicaos;
llenad las aguas de los mares
y que igualmente las aves
se multipliquen sobre la tierra”.
23Vino la noche, llegó la mañana:
ese fue el quinto día.
24Y dijo Dios:
— Que produzca la tierra seres vivientes:
animales domésticos, reptiles
y animales salvajes, todos por especies.
Y sucedió así.
25Dios hizo los animales salvajes,
los animales domésticos
y todos los reptiles del campo,
cada uno según su especie.
Vio Dios que esto era bueno.#Sal 50,10-11.
26Dijo entonces Dios:
— Hagamos#1,26: Hagamos: no parece ser un plural mayestático, y tampoco se explica por el simple hecho de que el nombre Elohim tenga forma de plural, ya que casi siempre se utiliza como nombre propio referido a Dios y normalmente concuerda con el verbo en singular. Es posible que se trate de un “plural deliberativo”; señalando que Dios habla consigo mismo. El texto griego lo ha entendido como una deliberación de Dios con su corte celestial, es decir, con los ángeles. Pero también podría tratarse de un plural de intensidad.— animales domésticos: Lit toda la tierra En este caso se ha seguido la lectura variante que ofrece la versión siriaca que recoge posiblemente la forma más original del texto, y por coherencia a la clasificación de animales presentada en el v. 25. al ser humano
a nuestra imagen y semejanza
para que domine sobre los peces del mar
y sobre las aves del cielo;
sobre los animales domésticos,
sobre los animales salvajes
y sobre todos los reptiles
que se arrastran por el suelo.
27Y creó Dios al ser humano a su imagen#1,27: creó Dios al ser humano a su imagen: Esta relación con Dios separa a los seres humanos de los animales. Los seres humanos no son únicamente una creación especial de Dios, sino que han sido creados a su imagen, es decir, están dotados de características tales como inteligencia y voluntad que les permiten entrar en una relación personal o diálogo con Dios y ejercer como representantes suyos el gobierno del mundo.;
a imagen de Dios lo creó;
hombre y mujer los creó.#5,1-2; 9,6; Sb 2,23; Eclo 17,3; Mt 19,4; 1 Co 11,7; Ga 3,28; Col 3,10; Stg 3,9.
28Y los bendijo Dios diciéndoles:
“Sed fecundos y multiplicaos;
llenad la tierra y sometedla;
dominad sobre los peces del mar,
sobre las aves del cielo
y sobre todos los reptiles
que se arrastran por el suelo”.#8,17; 9,1.7; Sal 8,7-9; Sb 9,2; 10,2; Stg 3,7.
29Les dijo también:
“Os confío todas las plantas
que en la tierra engendran semilla,
y todos los árboles con su fruto y su semilla;
ellos os servirán de alimento”.
30A todos los animales de la tierra,
y a todas las aves del cielo,
y a todos los seres vivientes
que se arrastran por la tierra,
la hierba verde les servirá de alimento#1,29-30: … les servirán de alimento: Imagen idílica en que los seres humanos y los animales viven en paz, sin tener que derramar sangre para alimentarse. Según algunos mitos muy difundidos en el antiguo Oriente, los dioses crearon a los seres humanos para que les proporcionaran alimento y realizaran los trabajos serviles que los dioses necesitaban para su bienestar. Aquí, en cambio, Dios es el que proporciona todo lo necesario para el bienestar de los seres humanos, ya que él no padece ninguna necesidad. Ver Sal 50,9-13..
Y así sucedió.
31Y vio Dios todo lo que había hecho,
y todo era muy bueno.
Vino la noche, llegó la mañana:
ese fue el sexto día.#Sal 104,24; Eclo 39,33-35; 1 Tm 4,4.

La Biblia, Traducción Interconfesional (BTI) versión española Copyright © Sociedad Bíblica de España, 2008 Utilizada con permiso

Aprende más sobre La Biblia, Traducción Interconfesional (versión española)