Deuteronomio 8
DHHDK
8
No sólo de pan vive el hombre
1»Pongan ustedes en práctica los mandamientos que yo les he ordenado hoy, para que así puedan vivir y llegar a ser un pueblo numeroso, y conquisten este país que el Señor prometió a sus antepasados. 2Acuérdense#8.2 Acuérdense: En este cap. aparecen frecuentemente los verbos acordarse y olvidarse (vv. 2,11,18,19). Aquí, el recuerdo de las experiencias vividas en el desierto ofrece un nuevo motivo para exhortar a la práctica de los mandamientos. de todo el camino que el Señor su Dios les hizo recorrer en el desierto durante cuarenta años, para humillarlos#8.2 Para humillarlos: Esta humillación no es un castigo, como en Is 64.11, sino que tiene valor educativo (cf. Heb 12.5-11). La imposibilidad de saciar el hambre por sus propios medios (v. 3) debía enseñarle a Israel que su existencia dependía totalmente del Señor. Cf. v. 5 y Sal 119.71. y ponerlos a prueba,#8.2 Ponerlos a prueba: La fidelidad al Señor no demuestra que es auténtica hasta que no pasa por la prueba de la adversidad. Cf. Job 1.9-11; 2.4. a fin de conocer sus pensamientos y saber si iban a cumplir o no sus mandamientos. 3Y aunque los hizo sufrir y pasar hambre, después los alimentó con maná, comida que ni ustedes ni sus antepasados habían conocido, para hacerles saber que no sólo de pan vive el hombre, sino de todo lo que sale de los labios del Señor.#8.3 Los alimentó con maná… para hacerles saber que no sólo de pan…: Según el relato de Ex 16, el Señor primero anuncia de palabra (Ex 16.4-5) y luego envía el don del maná, que asegura la subsistencia de los israelitas en el desierto. Es decir, que el maná, si bien no es una palabra que sale de los labios del Señor, sí es el signo que da a conocer el poder de esa palabra para realizar lo que promete. Jesús cita la última parte de este v. en Mt 4.4; Lc 4.4. 4Durante esos cuarenta años no se les gastó la ropa, ni se les hincharon los pies.#8.4 Dt 29.4; Neh 9.21. 5Dense cuenta de que el Señor su Dios los ha corregido del mismo modo que un padre corrige a su hijo.#8.5 Pr 3.11-12; Os 11.1-4; Sab 11.10; Heb 12.3-11. 6Cumplan, pues, los mandamientos del Señor su Dios, y hónrenlo y sigan las enseñanzas que él les ha dado. 7Porque el Señor los va a llevar a una buena tierra, a un país lleno de arroyos, fuentes y manantiales que brotan en los valles y en los montes; 8es una tierra donde hay trigo, cebada, viñedos, higueras, granados, olivos y miel. 9En ese país no tendrán ustedes que preocuparse por la falta de alimentos, ni por ninguna otra cosa; en sus piedras encontrarán hierro, y de sus montes sacarán cobre.#8.7-9 Descripción poética e idealizada de la tierra prometida. Véase Ex 3.8 nota *. 10Pero después que hayan comido y se sientan satisfechos, deben alabar al Señor su Dios por la buena tierra que les ha dado.
Advertencias de no olvidarse de Dios
11»Tengan cuidado de no olvidarse del Señor su Dios. No dejen de cumplir sus mandamientos, decretos y leyes que les he ordenado hoy.#8.10-11 Dt 6.10-12. 12Cuando hayan comido y estén satisfechos, y vivan en las buenas casas que hayan construido, 13y vean que sus vacas y ovejas han aumentado, lo mismo que su oro y su plata y todas sus propiedades, 14no se llenen de orgullo ni se olviden del Señor su Dios,#8.11-16 Cf. Os 13.4-6. que los sacó de Egipto, donde eran esclavos; 15que los hizo marchar por el grande y terrible desierto, lleno de serpientes venenosas#8.15 Serpientes venenosas: Véase Nm 21.4-9 n. y escorpiones, y donde no había agua. Pero él sacó agua de una dura roca y les dio de beber,#8.15 Ex 17.1-7; Nm 20.1-13; cf. Dt 32.13; Sal 114.8. 16y en el desierto los alimentó con maná, comida que los antepasados de ustedes no habían conocido, para humillarlos y ponerlos a prueba, y para bien de ustedes al fin de cuentas.#8.16 Los alimentó con maná… para bien de ustedes: Véanse 8.3 n.; Ex 16.35 nota *.
17»No se les ocurra pensar: “Toda esta riqueza la hemos ganado con nuestro propio esfuerzo.” 18Deben acordarse del Señor su Dios, ya que ha sido él quien les ha dado las fuerzas para adquirirla, cumpliendo así con ustedes la alianza que antes había hecho con los antepasados de ustedes.
19»Pero si se olvidan ustedes del Señor su Dios, y se van tras otros dioses y les rinden culto, yo les aseguro desde ahora que ustedes serán destruidos por completo. 20De la misma manera que el Señor destruirá a las naciones que ustedes encuentren a su paso, así también ustedes serán destruidos por haber desobedecido al Señor su Dios.

Texto Bíblico: Dios habla hoy © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1994.

Aprende más sobre Dios Habla Hoy DK