Proverbios 16
TLAI

Proverbios 16

16
Planes humanos, respuesta de Dios
1El hombre propone
y Dios dispone.
2Todo el mundo cree hacer lo mejor,
pero Dios juzga las intenciones.
3Deja en manos de Dios
todo lo que haces,
y tus proyectos se harán realidad.
4Todo lo que Dios hace
tiene un propósito;
¡hasta creó al malvado
para el día del castigo!
5Dios no soporta a los orgullosos,
y una cosa es segura:
no los dejará sin castigo.
6El pecado se perdona
cuando se ama de verdad;
uno se aleja del mal
cuando obedece a Dios.
7Cuando Dios está contento
con nuestro comportamiento,
hasta con nuestros enemigos
nos hace vivir en paz.
8Más vale ser pobre pero honrado,
que ser rico pero tramposo.
9El hombre planea su futuro,
pero Dios le marca el rumbo.
10No hay rey que cometa errores,
si deja que Dios lo aconseje.
11Dios quiere que seas honrado
en todos tus negocios.
12Ningún rey soporta a los malvados;
todo buen reinado depende
de que se practique la justicia.
13Los reyes aprecian a la gente
que les habla con la verdad.
14El enojo del rey
es amenaza de muerte;
el que es sabio procura calmarlo.
15La sonrisa del rey
es promesa de vida;
contar con su apoyo
es recibir un premio inesperado.
16La sabiduría y el entendimiento
valen más que el oro y la plata.
17La gente honrada se aparta del mal,
y así protege su vida.
18El orgulloso y arrogante
al fin de cuentas fracasa.
19Vale más compartir
la pobreza de los humildes
que las riquezas de los orgullosos.
20El buen administrador prospera;
¡Dios bendice a quienes en él confían!
21Al que piensa bien las cosas
se le llama inteligente;
quien habla con dulzura
convence mejor.
22El que piensa antes de actuar
vivirá por muchos años,
pero es una tontería
corregir a los tontos.
23Quien piensa bien las cosas
se fija en lo que dice;
quien se fija en lo que dice
convence mejor.
24Las palabras amables
son como la miel:
endulzan la vida
y sanan el cuerpo.
25Hay quienes piensan
que está bien todo lo que hacen,
pero al fin de cuentas
acaban en la tumba.
26Mientras más hambre se tiene,
más duro se trabaja.
27El malvado es un horno lleno de maldad;
sus palabras queman como el fuego.
28El que es malvado y chismoso
provoca peleas y causa divisiones.
29El violento engaña a su amigo,
y lo lleva por camino de maldad.
30Quien te hace señas con los ojos
y te sonríe sin razón,
algo malo trama contra ti,
o algo malo ha cometido.
31Llegar a viejo es una honra;
las canas son la corona
que se gana por ser honrado.
32Vale más ser paciente que valiente;
vale más dominarse uno mismo
que dominar a los demás.
33El hombre propone,
y Dios dispone.

Traducción en lenguaje actual ® © Sociedades Bíblicas Unidas, 2002, 2004.

Aprende más sobre Traducción en Lenguaje Actual Interconfesional