Mentes Reprobadas

Dia 2 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

El engaño y la caída


Para que una persona pueda ser aprobada o reprobada es necesario someterla a un examen antes de emitir un dictamen. A partir de ahí se podrá calificar si aprueba o reprueba. El juicio de Dios se fundamenta en el conocimiento y en la aceptación que se tenga de Él y de Su Palabra. Romanos 1:28 concuerda con los versículos anteriores diciendo: «Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen».


El apóstol también se refiere a este tipo de personas que se están infiltrando dentro de la iglesia cuando dice en el verso 5 que tendrían «apariencia de piedad», pero que con sus hechos negarían “la eficacia de ella”. 


Pablo nos da una palabra clave que no es otra apariencia (de piedad) y nos advierte acerca de una insensibilidad que sobrevendrá a la iglesia en la cual muchos van a ser engañados. También nos habla de la ausencia del discernimiento que existe debido al desconocimiento de la Palabra de Dios. Por lo tanto, tenemos que ser creyentes con discernimiento para detectar el peligro de los engañadores de este tiempo. 


Las mentes de los que desecharon a Dios se entorpecieron, y llegaron a ser incapaces de hacer juicios; de distinguir entre el bien y el mal. Cuando el mundo decide no aprobar a Dios, el ser humano se desenfrena y comienza a hacer cosas abominables. Estamos hablando de filosofías de actualidad. Cuando nosotros hablamos de «posmodernismo», estamos hablando de filosofías que vienen después del modernismo.