Conexión Vertical

1

Día 1

2

Día 2

3

Día 3

4

Día 4

5

Día 5

6

Día 6

7

Día 7

8

Día 8

9

Día 9

10

Día 10

11

Día 11

12

Día 12

13

Día 13

14

Día 14

15

Día 15

16

Día 16

17

Día 17

18

Día 18

19

Día 19

20

Día 20

21

Día 21

22

Día 22

23

Día 23

24

Día 24

25

Día 25

26

Día 26

27

Día 27

28

Día 28

29

Día 29

30

Día 30

31

Día 31

32

Día 32

33

Día 33

34

Día 34

35

Día 35

36

Día 36

37

Día 37

38

Día 38

39

Día 39

40

Día 40

41

Día 41

42

Día 42

43

Día 43

44

Día 44

45

Día 45

46

Día 46

47

Día 47

48

Día 48

49

Día 49

50

Día 50

51

Día 51

52

Día 52

53

Día 53

54

Día 54

55

Día 55

56

Día 56

57

Día 57

58

Día 58

59

Día 59

60

Día 60

61

Día 61

62

Día 62

63

Día 63

64

Día 64

65

Día 65

66

Día 66

67

Día 67

68

Día 68

69

Día 69

70

Día 70

71

Día 71

72

Día 72

73

Día 73

74

Día 74

75

Día 75

76

Día 76

77

Día 77

78

Día 78

79

Día 79

80

Día 80

81

Día 81

82

Día 82

83

Día 83

84

Día 84

85

Día 85

86

Día 86

87

Día 87

88

Día 88

89

Día 89

90

Día 90

91

Día 91

92

Día 92

93

Día 93

94

Día 94

95

Día 95

96

Día 96

97

Día 97

98

Día 98

99

Día 99

100

Día 100

101

Día 101

102

Día 102

103

Día 103

104

Día 104

105

Día 105

106

Día 106

107

Día 107

108

Día 108

109

Día 109

110

Día 110

111

Día 111

112

Día 112

113

Día 113

114

Día 114

115

Día 115

116

Día 116

117

Día 117

118

Día 118

119

Día 119

120

Día 120

121

Día 121

122

Día 122

123

Día 123

124

Día 124

125

Día 125

126

Día 126

127

Día 127

128

Día 128

129

Día 129

130

Día 130

131

Día 131

132

Día 132

133

Día 133

134

Día 134

135

Día 135

136

Día 136

137

Día 137

138

Día 138

139

Día 139

140

Día 140

141

Día 141

142

Día 142

143

Día 143

144

Día 144

145

Día 145

146

Día 146

147

Día 147

148

Día 148

149

Día 149

150

Día 150

151

Día 151

152

Día 152

153

Día 153

154

Día 154

155

Día 155

156

Día 156

157

Día 157

158

Día 158

159

Día 159

160

Día 160

161

Día 161

162

Día 162

163

Día 163

164

Día 164

165

Día 165

166

Día 166

167

Día 167

168

Día 168

169

Día 169

170

Día 170

171

Día 171

172

Día 172

173

Día 173

174

Día 174

175

Día 175

176

Día 176

177

Día 177

178

Día 178

179

Día 179

180

Día 180

181

Día 181

Dia 1 de 181 • Ver la lectura de hoy

Devocionales
Que no te detengan
Cuenta una historia que un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un saltamontes, quien intrigado le preguntó: ¿Hacia dónde te diriges?
Sin dejar de caminar, la oruga contestó: Tuve un sueño anoche; soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo.
Sorprendido, el saltamontes dijo, mientras su amigo se alejaba: ¡Debes estar loco!, ¿Cómo podrías llegar hasta aquel lugar? Tú, ¡una simple oruga! Una piedra será para ti una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable.
Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó. Sus diminutos pies no dejaron de moverse. La oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros.
Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron al pequeño gusanito desistir de su sueño: ¡No lo lograrás jamás! – le dijeron -, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir.
Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar: Estaré mejor, fue lo último que dijo, y murió.
Todos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal más loco del pueblo. La tumba que había construido era todo un monumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió “por querer realizar un sueño irrealizable”.
Una mañana, en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se reunieron en torno a aquello que se había convertido en una advertencia para los atrevidos. De pronto quedaron atónitos.
Aquella coraza dura comenzó a quebrarse y con asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la oruga que creían muerta. Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas arco iris de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos a una mariposa.
No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría: se iría volando hasta la gran montaña y realizaría un sueño; el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir.
Nuestra vida es así, Dios nos da sueños y muchas veces la gente cree que estamos locos, que es mejor desistir, que si antes nadie lo logró, nosotros tampoco podremos hacerlo, que es una meta muy grande para nosotros, que no tenemos posibilidades económicas, físicas o de cualquier otro tipo.
Al final, es nuestra decisión si decidimos abandonar nuestro sueño o continuamos. Muchas veces, cuando la gente da por muerto nuestro sueño, cuando creen que fue una locura haberlo intentado, cuando nuestras fuerzas ya no nos acompañan y pareciera que hemos fracasado, que hemos llegado al final… Dios empieza a escribir el inicio de nuestra nueva historia.
No escuches a la gente, sigue adelante. Si Dios te dijo que tiene grandes cosas para ti y si te dio sueños; prepárate, ponte en marcha y permite que El sea quien guie tu vida y quien te de una nueva historia.
Pon tu esperanza en Jesús, el único que nunca falla y que quiere lo mejor para ti.
“Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; He puesto en Jehová el Señor mi esperanza, Para contar todas tus obras”. Salmos 73:28

Ana María Frege Issa