El Hip-Hop Y La Biblia

Devocionales

«Matisyahu destaca raíces judías a través de canciones inspiradas en el Tanaj»

Cuando Matthew Paul Miller emergió por primera vez en la escena musical en 2000, los fans y los críticos no estaban seguros de qué hacer con su mezcla única de reggae, rock alternativo y hip-hop. No obstante, no tomó mucho tiempo para que su carrera bajo el sobrenombre de Matisyahu alcanzara alturas sorprendentes. 

En 2006, su álbum «Youth» [Juventud] produjo varios éxitos y con el tiempo fue certificado álbum de oro con más de 500,000 copias vendidas. Una de las canciones más populares fue «King Without A Crown» que invoca la creencia judía en un Mesías futuro como es descrito en varios pasajes bíblicos: 

¿Qué es este sentimiento?

Mi amor va a hacer un agujero en el techo

Me doy a ti desde la esencia de mi ser y yo

Canto a mi Dios, canciones de amor y sanidad

Quiero mosaico ahora

Matisyahu también hizo referencia a Salmos 121:1-2 en la canción:

Mira, alzo mis ojos para ver de dónde mi ayuda vendrá

Y la veo circular alrededor del monte

En una entrevista con «PBS», Matisyahu explicó que lo inspiraba rociar pensamientos bíblicos a lo largo de muchas de sus letras.

«Escuché todas las referencias al Antiguo Testamento y al judaísmo en el contexto de la música reggae —dijo—. ¿Por qué está Bob Marley cantando, tomando todas estas citas de los Salmos? Sé que soy judío. Sé que tengo cierta conexión con eso, los Salmos y el Antiguo Testamento, y me intrigó comenzar a interesarme en mi herencia».

Matisyahu continuó con esos temas bíblicos en el álbum que fuera una gran innovación con la popular canción «Jerusalén», inspirada por Salmos 137:5-6.

Jerusalén, si me olvido de ti

Fuego no saldrá de mi lengua

Jerusalén, si me olvido de ti

Que mi mano derecha olvide lo que se supone que debe hacer

«Escribo acerca de lo que me inspira —le dijo Matisyahu a aish.com—. Algunas veces es una porción de la Torá, algunas veces no. Si tú crees que la Torá es el plano del mundo, entonces en cierto sentido cualquier cosa que te esté inspirando, que veas como verdad o belleza o sabiduría, tiene sus raíces en la Torá. Yo trato de encontrar aquello con lo que me identifico, que es auténtico y real para mí».