Dios obra en aquellos que esperan

Devocionales
"Paciencia para hacer el bien"

Siendo aun más específicos, una manera en que la paciencia se orienta a los demás es al perseverar para hacerles bien. Las buenas obras de los cristianos son personales: son por el bien de los demás. Cuando Jesús cuenta la parábola del sembrador, él caracteriza el suelo fértil como aquellos “que han oído la palabra con corazón recto y bueno, y la retienen, y dan fruto con su perseverancia [o su paciencia]” (Lucas 8:15). La paciencia no sólo es un fruto que produce el mismo Espíritu Santo, sino que también nos ayuda a dar fruto por el bien de los demás.

No hay manera de dar fruto de forma significativa y a largo plazo en este mundo caído sin obstáculos ni resistencia. Servir a los demás de una forma significativa implica tener roces con ellos al poco tiempo. Por lo tanto, la paciencia es la virtud del alma que nos ayuda a perseverar en hacer el bien, y a no huir despavoridos de las causas valiosas cuando se presentan la oposición, el trabajo arduo y la fatiga.